Cómo y porqué consolidar el nuevo escenario multipartidista. Un ejercicio de simulación.

Lo que parecía imposible en el régimen electoral español ha sucedido. Dos nuevos partidos de ámbito estatal han entrado por fin con fuerza en el panorama político cambiando de un plumazo el escenario al que la política española nos tenía acostumbrados. Esto ya no solo es cosa de dos. En Europa, un escenario así no solo no es algo inédito sino que es lo habitual. De hecho, los países con mejores niveles de bienestar tienen, todos, sistemas multipartidistas y aunque, no podemos establecer una relación directa de causa a efecto, sí parece que podría tener algo que ver. Cuanto menos, el pluripartidismo podría ser una condición necesaria, aunque no suficiente, para la construcción de un modelo estable de país a largo plazo.

Ciertamente, el multipartidismo es algo inédito en España y la culpa la tiene, como es sabido, su infame ley electoral. Una ley pensada para reforzar a las dos primeras fuerzas políticas y, por ende, generar un bipartidismo fuerte. Sin embargo, la crisis financiera y el pinchazo de la burbuja inmobiliaria de 2008 suponen una quiebra enorme de la confianza que los ciudadanos tenían depositada en los dos partidos tradicionales que se venían alternando en el poder, PP y PSOE. Aun así, con el sistema electoral vigente es cuestión de tiempo que se vuelva a estabilizar en torno a un nuevo bipartidismo y por ello, si queremos consolidar este escenario urge modificar la ley electoral antes de que sea demasiado tarde.

tendenciasbipartidismoPara poner el colapso bipartidista en contexto, hay que decir que lo que se ha visto en estas generales no es más que la propagación de esa quiebra de confianza que se remonta a antes de las europeas. Lo podemos ver en el gráfico de arriba. Lo cierto es que ese escenario no inquietaba mucho al régimen mientras ese malestar se traducía solo en más abstención, más voto en blanco y más dispersión del voto entre los partidos pequeños. El problema viene cuando entran en escena Podemos, Ciudadanos y las confluencias municipalistas. Esas fuerzas se convierten en atractores y movilizadores de voto, capaces de canalizar el malestar latente y poner en jaque al sistema. Lo empezamos a ver en las europeas, luego nos sorprendió arrolladoramente en las municipales y ha quedado ratificado en las generales. Pero los porcentajes, en esencia, no han variado desde entonces. El bipartidismo clásico ha descendido hacia niveles del 50% y, por ahora, ahí aguanta su posición, atrincherado.

Y puede aguantar dignamente, porque todo este castigo se ha traducido bastante mal en escaños al Congreso. La ley electoral, tal y como vemos en el gráfico siguiente, ha hecho de las suyas. Si nos fijamos bien, resulta evidente que el porcentaje en escaños de los dos primeros partidos supera con creces a su porcentaje en votos obtenidos. Mientras que al resto de partidos nacionales, Podemos, Ciudadanos e IU, especialmente a estos dos últimos, la ley electoral les penaliza. Y todo eso sin contar a todas aquellas personas que han votado a uno de los dos partidos clásicos porque viven en circunscripciones donde las posibilidades de que un partido pequeño obtenga escaño son muy bajas.

resultados2015

Y es que, tal y como apuntamos en ley electoral en España, las barreras efectivas de entrada para un partido nuevo de ámbito estatal son muy elevadas. Si un partido quiere ser representado con un mínimo de proporcionalidad debe obtener al menos un 20% de los votos. Podemos y sus confluencias ha alcanzado a la primera ese umbral, algo impensable hace tan solo un par de años y, por eso, ha sido poco penalizado. En cambio, Ciudadanos o IU se han quedado mucho más cortos y han sido castigados más severamente.

Reformar la ley electoral

Como no podía ser de otra forma, desde sistemaencrisis nos hemos planteado las reformas posibles y otras no tan posibles de la ley electoral y sus efectos sobre la distribución de escaños. Tal como ya anticipamos en https://sistemaencrisis.es/2015/11/09/ley-electoral-basada-en-el-sistema-danes/, el Partido Popular posee una minoría de bloqueo tanto en el Congreso como en el Senado que le permite impedir cualquier reforma de la Constitución. Esto significa que habría que irse olvidando de poder cambiarla en un sentido que perjudicase al PP, a menos que hubiese un escenario de enorme presión ciudadana o internacional, escenario que, por ahora, no contemplamos. Nuevamente, y esta vez con los datos frescos y actualizados de los resultados de las generales del 20D, hemos querido analizar cuáles serían las mejoras más sencillas de aplicar y que nos reportarían mejores resultados si lo que buscamos es una mayor proporcionalidad y libertad de voto. En ese sentido hemos considerado reformas que nos acerquen a un sistema en el que se cumplan los cuatro derechos democráticos básicos de igualdad y libertad de voto:

  1. Todo ciudadano tiene derecho a que su voto valga igual que cualquier otro.
  2. Toda candidatura tiene derecho a obtener un porcentaje de representantes tan cercano como sea posible al de votos obtenidos.
  3. Todo ciudadano tiene derecho a que su voto cuente sin que éste sea excluido por barreras electorales innecesarias.
  4. Todo ciudadano tiene derecho al voto transferible para que su voto cuente aunque su primera opción no pase la barrera.

Para lograrlo, nos hemos servido de un código propio en python que hemos ido configurando para que nos simule toda una serie de variaciones sobre el modelo vigente. Hemos acompañado cada simulación con el cálculo del índice Gallagher. Este es un índice de desproporción. Así, cuanto más cercano sea a cero su valor, mayor libertad de voto tendrá el elector y mayor proporcionalidad e igualdad en el valor del voto presentará el sistema. Además, una ley proporcional sería la garantía para consolidar definitivamente un escenario multipartidista. En el siguiente capítulo hablaremos de por qué nos conviene tener un sistema así.

Caso de estudio 1: Aislando el efecto de tres cambios distintos

En un primer análisis, hemos aislado el efecto de incorporar tres modificaciones distintas que no implicasen tocar la constitución. Es decir que se pudiesen modificar desde la LOREG.

Captura de pantalla 2015-12-23 05.47.01

Hacer click para ampliar.

Lo que podemos observar es que reducir el mínimo de escaños por provincia, contrariamente a lo que se suele decir, apenas mejora la situación, por lo que no es un parámetro significativo a la hora de mejorar la proporcionalidad. Ampliar el número de escaños a 400 (el máximo que nos deja la constitución española) sí reporta una cierta mejora, pero sigue siendo bastante insuficiente. Por último, abordamos la regla de reparto, substituyendo la regla D’Hondt por la de Sainte-Laguë; y aquí la mejora sí es sustancial.

Nota 1: De todas las reglas de reparto disponibles hemos optado por Sainte-Laguë por dos razones: en primer lugar, es también un método de divisor de la misma familia que D’Hondt, por lo que pasar de uno a otro será muy fácil a la hora de hacer el conteo; y en segundo lugar los métodos de divisor son matemáticamente consistentes y estables, a diferencia de lo que ocurre con los métodos de cuota o resto mayor, como Hare o Droop. Y como las diferencias de proporcionalidad entre Hare y Sainte-Laguë son mínimas, nos hemos decantado por usar en todo momento Sainte-Laguë para substituir a D’Hondt allí donde lo requiramos.

Nota 2: Aunque el aumento de diputados no es una medida muy efectiva debería considerarse en combinación a otras como una posible transaccional que permitiera que los partidos grandes aceptasen las medidas de mayor proporcionalidad sin que ello les supusiese demasiada pérdida en diputados.

Nota 3: No hemos considerado ningún cambio en la barrera legal del 3% en la provincia, por ser una limitación con efectos prácticamente nulos, ya que, en la práctica, salvo Madrid y Barcelona, el resto de provincias tienen barreras efectivas muy superiores a ese porcentaje.

Caso de estudio 2: introduciendo los escaños compensatorios

Este es el caso ampliamente analizado en el artículo que citábamos antes, ya que es un mecanismo que incorporan los países nórdicos para hacer a sus sistemas más proporcionales. Al tener un doble conteo, primero por circunscripciones y luego con una corrección proporcional que se ajusta mediante escaños compensatorios, hay quien ha dudado de la constitucionalidad de la reforma. Sin embargo, mientras se respete que los escaños se distribuyen en las circunscripciones provinciales y mientras se busque lograr una adecuada proporcionalidad, esta reforma sería perfectamente constitucional. Tanto es así que, a propuesta del gobierno de Zapatero, la Universidad de Granada ya hizo algunas sugerencias de cómo reformar la LOREG para darle proporcionalidad al sistema sin necesidad de reformar la constitución, y su propuesta pasaba por la introducción de escaños compensatorios, aunque en aquel caso con la inclusión también de, lo que denominaban, escaños a la gobernabilidad que encubrían una prima a los más votados. Suponemos que para satisfacer los intereses del PSOE de entonces.

Pero nosotros hemos querido analizar los compensatorios puros, estilo danés. Esto es, un grupo de escaños introducido única y exclusivamente para corregir las desproporciones y no para primar a nadie. Estos son los resultados:

Captura de pantalla 2015-12-23 05.48.37

Hemos experimentado introduciendo un 10% y un 20% de escaños compensatorios. Según el estudio de Taagepera & Shugart (1989), para garantizar que los escaños compensatorios corrigen cualquier desproporcionalidad, estos deberían ser un 25% del total. En la práctica, como vemos, se consiguen muy buenos resultados con algo menos. El reparto con escaños compensatorios se realiza primero repartiendo según circunscripciones y luego repartiendo los compensatorios para corregir las desviaciones. El reparto de esos compensatorios lo hemos realizado siempre mediante Sainte-Laguë y solo hemos introducido variaciones en la regla de reparto a nivel provincial. De tal manera que, si mantenemos D’Hondt, nos hacen falta el doble de compensatorios para obtener el mismo efecto. Así mismo, con los compensatorios hay que considerar no solo la barrera provincial sino también la global. Hemos puesto de partida una barrera baja del 0,5% que consideramos suficiente para eliminar la mayoría de partidos de un solo escaño, si eso fuera un requisito. Finalmente, hemos analizado el caso de máxima proporcionalidad, en el que no hay barrera global. Podemos concluir que los escaños compensatorios son una forma más potente de introducir proporcionalidad en el sistema que cualquiera de las analizadas en el primer caso de estudio.

Caso de estudio 3: circunscripción autonómica

Captura de pantalla 2015-12-23 19.33.57

Aquí ya entramos en el grupo de reformas que requerirían tocar la constitución. Aumentar el tamaño de la circunscripción produce una mejora notable en la proporcionalidad, equiparable a la obtenida cambiando la regla de reparto, tal y como veíamos en el caso 1. Si combinamos ambas modificaciones, la proporcionalidad mejora mucho más, y si además añadimos los escaños compensatorios vistos en el caso 2, entonces ya la mejora es total.

Caso de estudio 4: circunscripción única

Captura de pantalla 2015-12-25 15.08.50

Cuando hablamos de proporcionalidad en un sistema electoral, el caso de la circunscripción única es al que más se recurre. Es lógico porque es sencillo de entender y porque se supone que es el más proporcional de todos. Sin embargo, sería muy difícil de aplicar en España, no solo por que habría que cambiar la constitución como en el caso 3 sino porque, adicionalmente, chocaría con la realidad española, pues sería muy difícil que se aceptara un cambio así en muchas de las CCAA. De todos modos, hemos querido cuantificar el efecto de introducir la circunscripción única para que nos sirva de referencia con respecto a las otras modificaciones propuestas.

Lo primero que vemos es que la barrera legal del 3% para poder obtener representación en la circunscripción sí afecta aquí al reparto de escaños de forma notable. Esto es debido a que, como la circunscripción única es muy grande, una barrera del 3% limita mucho la entrada de los partidos pequeños. En este caso, entrarían solo 5, y tendríamos un parlamento parecido al Alemán, de muy pocos partidos pero muy proporcional entre los que superasen la barrera. Hay que decir que en el caso alemán, aún es peor, ya que ellos tienen una barrera del 5%. Esa barrera legal, tan difícil de salvar, es la que hace que el índice de desproporción de Gallagher de la primera variante del caso 4 sea elevado. Sin embargo, si rebajamos la barrera al 0,5%, o si la anulamos, la proporcionalidad aumenta rápidamente hasta converger con las mejores variantes de los casos 2 y 3.

Nota: En nuestras simulaciones con circunscripción única se han seguido considerando las ciudades autónomas como distritos aparte.

Conclusión

Queda claro que el efecto sobre la proporcionalidad de las modificaciones del caso 1 es bastante moderado aunque, en caso de limitarse solo a ellas, la recomendación es claramente centrarse en la regla de reparto e ir hacia el Sainte-Laguë. En caso de poder añadir escaños compensatorios, entonces podemos incrementar aún más la proporcionalidad y aprovechar para imponer una barrera global baja, de no más del 0,5%, si es que nos obligan a poner algo ahí. Se observa que con los escaños compensatorios se puede obtener un nivel de proporcionalidad muy cercano al obtenido con la circunscripción única. Por eso, en el improbable caso de que pudiésemos cambiar la circunscripción creemos que una mejora sustancial y de consenso sería la circunscripción autonómica. Un cambio así no supondría merma alguna en la proporcionalidad si además pudiéramos cambiar la regla de reparto y añadir algunos escaños compensatorios. Como curiosidad, hay que señalar que la regla de reparto es un factor menos relevante en la circunscripción única. Pero, como lo normal es que nos encontremos en un contexto de circunscripciones provinciales o, en el mejor de los casos, autonómicas, la regla de reparto sí que jugará un papel a tener en cuenta y será conveniente que sea Saint-Laguë, en el caso de coger un método de divisor (recomendado), o Hare, en el caso de escoger un método de resto mayor.

Cambios recomendados

Regla de reparto: D’Hondt -> Sainte-Laguë

Barrera legal: 3% provincial -> 0,5% global

Escaños compensatorios: Ninguno -> 20% del total (70 de 350)

Circunscripción: Provincia -> Comunidad autónoma (si se pudiese tocar la constitución)

Quesitos2

Un Senado más proporcional también es posible

Esta cámara, que el 99% del tiempo no sirve para nada, tiene dos grandes poderes: el nombramiento de a una parte de los miembros del Tribunal Constitucional y del Consejo General del Poder Judicial y la capacidad de veto sobre una reforma constitucional. A la vista está que su verdadera utilidad es servir de cinturón de seguridad del régimen del 78, ya que las fuerzas conservadoras lo tienen muy fácil para atrincherarse en él. De hecho, es lo que ha ocurrido en la presente legislatura donde el PP, con tan solo un 29% de los votos, mantiene la mayoría absoluta en el Senado. Esto es así porque los senadores se designan mediante un sistema electoral mayoritario cuyo nivel de desproporción es aún más acusado que el del Congreso. Si bien es cierto que la constitución limita mucho la forma en la que deben elegirse los senadores, existe una vía para mejorar su representatividad sin tocar la carta magna. Se trataría de incorporar en el sistema de votación al Senado el método preferencial por Borda Dowdall. En él, el votante no solo tendría que elegir a qué senadores quiere sino también su orden de preferencia. Si bien el sistema seguiría presentando muchas deficiencias, su nivel de proporcionalidad se vería bastante incrementado y el PP perdería su poder de bloqueo en la cámara. Así, los gráficos siguientes demuestran que es posible mejorar la proporcionalidad del Senado solo tocando la LOREG.

Quesitos3

Nota1: El Borda Dowdall es un sistema que ofrece una proporcionalidad análoga al sistema D’Hondt para listas. El recuento se realiza ponderando los votos. 1 voto para el primero, 1/2 para el segundo, 1/3 para el tercero y así sucesivamente. Hemos querido también experimentar con una versión modificada del mismo basada en el sistema de Sainte-Laguë. En este caso el sistema solo usa divisores impares de tal manera que el primero recibiría un voto, el segundo 1/3 y el tercero 1/5.

Nota2: Para poder realizar las simulaciones por ordenador hemos partido de dos supuestos razonables empíricamente demostrados. En primer lugar, hemos considerado que la mayoría de los votantes eligen a los senadores en bloque, es decir marcando a todos los de un mismo partido, sin mezclar y en el mismo orden en que le son presentados. En segundo lugar, consideramos que el elector vota, en la mayoría de los casos, al mismo partido al Congreso y al Senado.

Simulación del escenario multipartidista

Tal y como ha quedado el Congreso, queda claro que gobierne quien gobierne lo va a tener que hacer en minoría.

¿Qué implica un gobierno así?

En primer lugar, que es necesario una forma de hacer política a la que no estamos acostumbrados, pero que es muy habitual en Europa: Una política basada en acuerdos a múltiples bandas y con un parlamento con mucho más poder.

El riesgo, o lectura en negativo, sería que los dos principales partidos se aliaran para tratar de revertir cuanto antes ese escenario. Dado que tienen más de 3/5 en ambas cámaras no es un escenario descartable. Eso nos llevaría a una involución política a la italiana (Porcellum) o a la francesa (V República). Significaría que los partidos del régimen se pondrían de acuerdo para cambiar la ley electoral hacia una que fuese aún más mayoritaria, una que facilitase la reelección turnista de ambos partidos ad eternum, eliminando así a la competencia. Esto se lograría mediante la introducción de primas al ganador, de dobles vueltas o de una combinación de ambas cosas. Sería, a todas luces, una salida en falso que lo único que haría sería taponar la posible salida institucional al conflicto social.

Pero existe otra lectura en positivo de esa investidura en minoría, y es la posibilidad de que se inicie una lenta pero progresiva evolución hacia un modelo político más consensual, algo que se estila en países como Dinamarca, Suiza u Holanda. Será posible porque si se elige a un gobierno en minoría, sin ninguna coalición sólida, este será un gobierno débil, obligado a gobernar muchas veces contra su voluntad. Para aprobar cualquier ley necesitará pactarlo antes, no podrá imponer rodillo alguno. Así mismo, si el resto de partidos de la cámara se pusieren de acuerdo, podrían aprobar leyes en contra de los deseos del propio gobierno. Situaciones como el control partidista sobre la televisión pública llegarían a su fin, dado que el Congreso podría imponer un control neutral del ente público. Lo cierto es que, una legislatura así, tal y como se presenta, independientemente del pacto que se haga y de a quién se invista, devuelve el poder al parlamento y se lo retira al gobierno.

El problema es que llevamos demasiado tiempo mal acostumbrados a legislaturas en las que el gobierno ostentaba un control cuasi absoluto sobre los diferentes poderes del Estado. Pero, quién sabe; podríamos estar ante el principio del fin de esta forma de gobernar. Ahora el pacto será necesario para todo, el matiz será importante, hablar, ceder, transaccionar. Así, las formas políticas tendrán que cambiar y podrá existir, por vez primera, una fiscalización real y constante de la labor del ejecutivo y una independencia más fuerte del resto de poderes del Estado. La moción de censura, las comisiones de investigación para investigar la corrupción, o los referéndums, serán mecanismos que la oposición, mayoritaria en el Parlamento, podrá usar en cualquier momento para condicionar la política del gobierno.

De hecho, resultaría irónico que después de 4 años haciendo y deshaciendo a su antojo, el PP acabase siendo una mera marioneta en manos de un parlamento hostil a sus intereses.

Simulando parlamentos

En un universo mucho más simplificado, hace un año realizamos simulaciones sobre el comportamiento de los partidos en las votaciones parlamentarias usando una versión modificada del modelo que presentaron Pluccino et al. en 2011 solo que esta vez considerando tres partidos independientes entre sí (sin coalición) en vez de dos.

Figura5_QualityFigura6_Volatility

En el modelo analizamos dos variables, la calidad legislativa y la volatilidad legislativa. La primera cuantificaba el bien común generado por las leyes aprobadas. La segunda indicaba la variación en la calidad media de las leyes aprobadas, lo que vendría a ser la dispersión de la primera variable. Quien quiera ampliar o entrar en detalles sobre el funcionamiento del modelo puede ver las explicaciones en simulando innovaciones democráticas radicales y su efecto en la gobernanza o también puede revisar los paper de Pluccino o el nuestro, ver Ríos&García 2015.

Lo que el ejercicio de modelización nos indicaba era que la región de máxima eficacia legislativa era aquella en la que ningún partido dominaba absolutamente (el triángulo central, en los gráficos adjuntos). Así, en un régimen de mayoría simple, se daban unas condiciones óptimas en que las leyes aprobadas maximizaban el bien común y donde esas leyes duraban más. Es decir, eran leyes que costaban más de aprobarse, pero que, una vez aprobadas, de tan consensuadas que estaban, eran leyes beneficiosas y sólidas que servían para el largo plazo.

En conclusión

Todo esto nos lleva a concluir que, con solo modificar la ley electoral para hacerla tan proporcional como sea posible podemos tener un sistema que consolide el multipartidismo y que nos sitúe de forma permanente en la región central; esa en la que ningún partido domina sobre ningún otro; en la que los partidos están obligados a alcanzar acuerdos y pactar; en la que se vigilan entre todos y en la que los poderes del Estado son auténticamente independientes. Por eso, las indicaciones que hemos introducido en este artículo sobre las reformas posibles de la ley electoral son hoy más pertinentes que nunca. Porque la gente debe saber que tener una ley proporcional es posible sin necesidad de tocar la Constitución. Precisamente por ese motivo, puede que modificar la LOREG sea el paso previo para alcanzar una auténtica legislatura constituyente en la que cada fuerza política esté representada con el peso que le corresponde y en la que las barreras de entrada hagan posible la entrada de nuevas opciones políticas aún por aparecer. Dicho lo cual, nos ponemos al servicio de cualquier partido o colectivo que coincida con ese noble objetivo y requiera de asesoramiento técnico.

PD: Desde este post invitamos a los lectores a sumarse también a esta iniciativa ciudadana (http://reformaleyelectoral.org/) para pedir un cambio en el régimen electoral hacia una mayor proporcionalidad, en la línea de lo apoyado desde este blog.

Anuncios
Publicado en Democracia, Instituciones, Política y sociedad | 17 comentarios

¿Hubiese salido rentable una confluencia Podemos + IU? ¿Se pudo haber producido?

Tras las elecciones nos hemos quedado cortos. La entrada de las fuerzas emergentes y especialmente de Podemos es una gran cuña en el sistema pero queda claro que no se han sabido aprovechar las sinergias movimentistas que se generaron tras la irrupción en de las confluencias por el cambio en municipios tan importantes como Madrid o Barcelona y eso es un fallo estratégico de primer orden.

¿Porqué no se produjo?

Hay versiones para todos los gustos pero yo voy a dar la mía.

Es seguro que en IU había gente, de núcleo duro probablemente, a la que no interesaba confluir con Podemos, pero desde luego Alberto Garzón y su equipo no eran esas personas. Por eso se me antoja extraño que haya ahora quien se empeñe en culpar en exclusiva a IU del fracaso de esa confluencia. Si uno conoce los hechos eso es ser muy poco honestos y me parece a mí que obedece más a una voluntad de lavarse las manos de la fea responsabilidad de haber dejado en una posición mucho más precaria a las fuerzas del cambio en este país. Hagamos un repaso rápido de los hechos:

  1. Podemos maltrata a sus propias bases con un cierre interno tras Vistalegre, eso vuelve a mandar a mucha gente que estaba dispuesta a una fusión de bases IU-Podemos a IU.
  2. Las candidaturas municipalistas en las que hubo confluencia con IU lo petan. En donde no la hubo no.
  3. Entonces muchos de los llamados “críticos” proponemos una idea. Ahora en Común. Yo estuve en la génesis de la plataforma y lo que puedo decir es que éramos militantes de plataformas municipalistas, militantes de Podemos, gente de los comunes, alguno de IU, alguno de EQUO y alguno de Piratas, incluso varios de la antigua DRY.
  4. Ahora En Común propone dos cosas muy sencillas. En primer lugar primarias abiertas como las que se hicieron en Ahora Madrid para septiembre u octubre. Es decir copiar un modelo ya testeado que había dado buen resultado y dar tiempo a hacer una buena campaña en todo el estado para potenciar la participación como se hizo en las Europeas.
  5. En segundo lugar decidir entre todos la denominación de la confluencia sin ser condición necesaria ni el mantenimiento ni la eliminación de la palabra Podemos. Simplemente abrir una votación para que la gente escogiese si quería Podemos solo, Ahora en Común Podemos, Podemos en Común o lo que fuese. En ese escenario que proponíamos Garzón y su equipo estaban dispuestos a concurrir y disputar con una lista propia. También habría habido una lista de Iglesias y otras listas de menor peso hechas por independientes de AhoraEnComún probablemente. Así que eso sí habría sido un proceso participativo, inclusivo y que habría potenciado y revitalizado la ilusión como pretendíamos.
  6. Sin embargo, en Podemos había una lucha interna entre los errejonistas y los pablistas ya que Errejón e Iglesias estaban enfrentados por aquellas fechas. Al punto que lo que más les preocupaba era repartirse bien entre los dos esos 60 primeros puestos que era los que habían calculado que podían sacar. Meter a mucha más gente habría implicado retirar a buena parte de los suyos y eso era algo que no deseaban. Por eso, en todo momento hablaron solo de incluir a Garzón en exclusiva, y sometido a la férrea directiva del partido claro está. Eso sí se lo podían permitir.
  7. Tras el llamamiento que recoge más de 20.000 firmas de Ahora en Común Podemos hace lo siguiente, adelanta las primarias a principios de verano sin tiempo a que nadie se pueda organizar, para variar, y las hace de nuevo mediante el método plancha que le permite a la cúpula asegurarse los puestos que le convienen dedicándose a despreciar las propuestas de AeC.
  8. A partir de aquí yo di por imposible la idea de que AeC puediera tirar para adelante y pensé que la política desde abajo era en ese momento un imposible. Porque con el cierre podemita se que AeC nacerá muerto así que me desentendí definitivamente. Digan lo que digan, en Podemos se dijo entonces no a la confluencia, así, en todos los morros. Ahora a ver quien es el majo o la maja que le sigue echando toda la culpa a IU. No. La principal responsabilidad es de quien estaba en disposición de ser generoso y abrirse y ese actor era Podemos al igual que en su momento lo fue IU.

Conclusión: Que sí, que IU podría haberse abierto mucho antes y no habría entonces siquiera existido Podemos y bla bla bla. Sí, IU ha sido un desastre desde el principio, es cierto, y por eso surgió Podemos como una necesidad ante su cerrazón, la del PCE más concretamente. Pero es que luego, cuando Podemos le come la tostada y IU queda completamente vendida es Podemos, mejor dicho, su cúpula, la que tomó por asalto el partido en Vistalegre y la que hace exactamente lo mismo que habíamos criticado en IU cuando eran estos los que eran los peces grandes. Se puede decir que la venganza es un plato que se sirve frío y que donde las dan las toman y me parecerá maravilloso y de justicia poética lo que le ha pasado a IU pero seamos serios. El momento obligaba, pero parece que en ciertos ámbitos estaban más preocupados porque no se colaran críticos, por repartirse los puestos y porque no entraran más gallos en el corral que realmente por arrasar en las elecciones. Confiaban en el “ya nos votarán”. Pues bien, allí donde había opciones alternativas a Iglesias estas han podido arrancar un millón de votos en total. Votos que no se habrían perdido de plantear desde el principio el partido con el estilo y talante que le queríamos imprimir desde SumandoPodemos y más en concreto desde Profundización Democrática, del que la gente de este blog era impulsor y que tuvo el privilegio de promover el documento organizativo mejor valorado por la militancia. Era un proyecto inclusivo e integrador que sin duda habría permitido integrar todas las corrientes de forma cómoda. Cierto es que aún con todo les puede acabar por salir bien la jugada, tal vez no ahora, pero sí dentro de 4 años más, quien sabe, porque la política es cruel, y porque está visto que muchas veces son los más maquiavélicos y los más deshonestos los que se alzan con el poder y por tanto, actuando sucio a medio plazo se puede ganar una vez te has deshecho mediante purgas sucesivas de cualquier rival a la vista. Y porque las elecciones no se ganan sino que se pierden, y el régimen siempre está a tiempo de perderlas absolutamente. Todo eso es cierto, pero que no me cuenten milongas de que no hubo confluencia por culpa de IU.

Simulando los resultados

Para analizar los escenarios de confluencia, hemos usado una herramienta propia de simulación hecha en Python, totalmente personalizable, y que sirve para darnos la traslación de votos a escaños en distintas configuraciones.

Escenario 1: confluencia sin pérdidas

Una primera suposición razonable sería pensar que la confluencia de dos partidos otorgaría al agregado resultante un total de votos igual a la suma de los anteriores. Es el escenario que también han trabajado en este artículo de eldiario.es y en este otro artículo de público.es.

Nuestra simulación obtiene el siguiente resultado:

Captura de pantalla 2015-12-23 12.50.48

Si miramos las simulaciones de eldiario y Público, observamos algunas diferencias respecto a nuestros resultados debido a que ambos plantean escenarios algo distintos. En eldiario.es solo simulan la confluencia de Podemos e IU, mientras que nosotros simulamos la de Podemos+IU+MES. Nos consta que el debate para dicha confluencia se planteó en Baleares pero que descarriló porque ninguno de los actores consideró que Podemos fuera a ser determinante tras las generales porque no se estaba produciendo una confluencia en el ámbito estatal. Así, el añadido de MES hace bascular un escaño del PSOE a Podemos+Confluencia. El escenario que plantean en Público es aún más optimista, y a la confluencia le añaden NOS, que son los restos del BNG que en Galicia fueron por separado. Hemos preferido no tenerla en cuenta porque consideramos que en Galicia sí que hubo confluencia. El grupo de votantes irreductibles que fueron a NOS tampoco parece que la hubiesen votado si se hubiera explicitado su alianza con Podemos. En este escenario, hay que decir que las confluencias y Podemos habrían alcanzado un valor crítico tal que ya no se verían penalizadas obteniendo todas juntas un 24,5% en votos y un 24,3% en escaños. Ciudadanos se vería más castigado y el PP y el PSOE no tan bonificados.

Nota: en el artículo de eldiario.es hay además un error, al PP le dan 114 escaños cuando deberían darle 116. Es fácil ver que su distribución no suma los 350 escaños.

Escenario 2: confluencia con pérdidas

Evidentemente el elector no es ajeno a las confluencias y estas pueden ser castigadas o bonificadas, o bien simplemente tener un efecto neutro. El escenario 1 plantea la solución más simple: el efecto neutro. Dado que lo que nos interesa es saber hasta que punto habría sido rentable confluir, vamos a tratar de averiguar nuestro worst case scenario (el peor de los posibles) y a partir de ahí usarlo de cota inferior para cuantificar la mínima ganancia neta.

Para saber qué pérdida en votos era razonable aplicar y hacia dónde deberían ir esos votos hemos examinado las confluencias en la C. Valenciana, Catalunya y Galicia. Así, mientras que la primera es un caso de confluencia que resta votos, las dos primeras eran casos de confluencias que sumaban votos. A partir de ahí nos centramos en la C. Valenciana y la analizamos. Es un ejemplo de libro de confluencia que resta votos pero suma escaños a causa de la ley electoral. Si la ley fuera proporcional, sin duda les convendría más ir por separado porque sumarían más que juntos. Ahora vayamos a los números. Si comparamos con las elecciones valencianas de hace apenas 6 meses, vemos que la suma Podemos+Compromís ha perdido un 8,4% de votos, mientras que la participación ha aumentado un 8,9%. Eso implica una pérdida relativa del entorno del 15% de los votos. Pérdida que podría venir del sector más nacionalista de Compromís. ¿Y a dónde han ido esos votos? Pues no vemos que ningún otro partido haya subido en demasía, así que haremos la suposición razonable de que se han ido principalmente a la abstención.

Así, aplicando un 10% de pérdida adicional en todas las provincias menos en las catalanas, las valencianas y las gallegas (en donde esa confluencia ya se daba), obtenemos la distribución de escaños siguiente:

Captura de pantalla 2015-12-23 16.09.30

Evidentemente el resultado es algo peor que antes ya que el PP recupera el tercio de bloqueo constitucional. Pero, aún así, Podemos+Confluencia obtiene casi 10 escaños más. La conclusión es que confluir hubiese sido beneficioso incluso suponiendo pérdidas netas en votos en muchas provincias. Naturalmente, si el escenario fuese de realimentación positiva, es decir de bonificación por confluir, podríamos estar ante un cuadro completamente distinto en el que las confluencias habrían sobrepassado al PSOE. Pero eso ya es política ficción.

Dos cosas quedan claras, el resultado en escaños sería claramente superior pero a su vez el escenario no habría cambiado tanto ya que las posibilidades de formar gobierno serían esencialmente las mismas. Aunque la posición de fuerza negociadora de la Confluencia habría sido mucho mayor sobretodo si hubiese habido sorpaso (en votos seguro, en escaños estaría por ver). Así, el PSOE se situaría en idéntica tesitura a la que tiene ahora. Seguiría pudiéndose entregar a una gran coalición con el PP y seguiría pudiéndose investir un candidato del PP con la abstención de Ciudadanos y el PSOE. Tampoco sumaría mayoría absoluta con la Confluencia por lo que se necesitaría algún tercero para sumar aunque aquí sí que habría un cambio significativo que facilitaría un poco más la formación de gobierno. Si ahora ese mismo pacto de alternativa al PP necesita del acuerdo con ERC y con DiL, en ese nuevo escenario le bastaría con un solo socio pequeño, podría ser alguno de los vascos o alguno de los catalanes. Así que visto desde un punto de vista de fuerza parlamentaria la cosa realmente tampoco habría cambiado tanto pero simbólicamente la fuerza del cambio sería bastante mayor. Así las cosas.

 

Publicado en Política y sociedad | 1 Comentario

A la portavoz de la hermandad de dictadores

Señora vicepresidenta, sea sincera. A usted la democracia le da mil patadas. Eso de repartir el poder no le gusta nada. Usted lo que quiere es el poder absoluto. Debe pensar que “claro, como todos”. Y se debe justificarse diciendo que defiende sus intereses egoístas, “como todos”.

No todos. Pero aunque así fuera, sigue habiendo un matiz. Hay dos maneras de luchar los intereses egoístas. Usted y la hermandad de dictadores a la que representa siempre optan por la segunda.

Por ejemplo, en una sociedad más primitiva, cuando dos cafres como ustedes se enfrentaban, la negociació podía tomar dos vías.

  • Primera vía. “Estos reinos para ti. Y estos para mí.”
  • Segunda vía. “Vamos a darnos de tortazos y, cuando uno de los dos se rinda, se marcha y no vuelve más. Y el otro se queda con todos los reinos.”

Ustedes son de la segunda vía.

Son como los que juegan a la lotería, no por compromiso ni por ludopatía, sino por conviccion. Si la solidaridad consiste en que el rico reparte su dinero entre los pobres, la lotería es lo contrario: los pobres dan su dinero para, entre todos, hacer a uno rico. A su hermandad de dictadores la solidaridad les da mil patadas. Ustedes son de la lotería.

Pero dejemos el tema del dinero y volvamos al tema del poder. En una sociedad menos primitiva que la anterior, cuando dos cafres como ustedes se enfrentan, la negociación podría tomar dos vías.

  • Primera vía. “Hacemos unas elecciones y nos repartidos los representantes de forma proporcional al número de votos que saquemos.”
  • Segunda vía. “Hacemos unas elecciones y el que más votos saque se queda con todos los representantes.”

Pues eso, que ustedes son de la segunda vía.

Son como los futboleros que solo entienden de ganar y perder. Brutos a los que no importa la ética en general y el juego limpio en particular. Pero con otro matiz. La política no es un juego. Para ustedes sí lo es, claro. Pero, para el que muere en las guerras o en las listas de espera de los hospitales, no es un juego.

Por eso, señora vicepresidenta, no aprobamos que hable de juego, ni limpio ni sucio. Condenamos sus despiadadas comparaciones con la liga de fútbol. Nos repele su falta de empatía con las víctimas de los recortes, es decir, con las víctimas de la corrupción. Nos repugna su banalización del mal.

Pero usted no está sola defendiendo la segunda vía. Todos los dictadores latentes la apoyan. Y no nos referimos solo a los miles de militantes de su partido a los que jamás hemos escuchado criticar cómo se eligen los delegados de sus congresos. Tampoco nos limitamos a denunciar a los dirigentes del resto de partidos del régimen bipartidista que, en cuanto tienen la más mínima oportunidad, implantan sistemas electorales lo menos proporcionales que pueden. Queremos señalar a todos los creadores de opinión que publicitan la ideología del ganador y perdedor, que es la ideología de la lotería, la ideología de la liga de fútbol, la ideología de los sistemas electorales menos proporcionales.

Todos unidos como buenos hermanos construyendo un sistema político en el que el poder se concentre cada vez en menos manos. Ustedes son la hermandad de los que no pierden la esperanza de que algún día les toque la lotería y sean dictador. Y, como seguro que sabe, usted es su portavoz señora vicepresidenta.

Miquel Villamon Alonso y Juan Bautista Esteve Ramos

Minientrada | Publicado el por | 1 Comentario

Comparándonos con Dinamarca

Dinamarca es paradigma y ejemplo de sociedad del bienestar, liderando desde hace décadas, junto a sus vecinos nórdicos, los indices mundiales de felicidad y bienestar.

En esta campaña electoral para el 20D, Dinamarca está en boca de muchos precisamente como ejemplo de políticas que España podría acometer. El problema es que se toman de ejemplo medidas aisladas y no se mira el cuadro en su conjunto. Unos la toman de ejemplo para proponer medidas ordoliberales y otros para implantar medidas de corte socialista, pero en ambos casos se aborda la cuestión danesa desde una visión selectiva y sesgada. Dinamarca es uno de los países de Europa y del mundo que mejor funciona, esto es un hecho comparado. Sin embargo, no tiene sentido analizar cada una de sus políticas de forma aislada por lo que, para poder tener una visión de conjunto, es preciso analizar el sistema de forma integral. Por ejemplo, Dinamarca es conocida por tener unas políticas de empleo que combinan flexibilidad con seguridad laboral lo que le ha valido el sobrenombre de flexisecurity. Frecuentemente cada actor político, según su color ideológico, se acuerda solo del “flexi” o del “security”.

Cuando se escuchan afirmaciones dichas a la ligera de que “España tiene un estado del bienestar como no lo tiene nadie” toca analizar realmente lo que tenemos y compararlo con lo que hay en el entorno para darnos una cura de humildad y ver lo mucho que nos queda por mejorar. Si queremos avanzar de verdad hacia una sociedad moderna, porque si lo que se prefiere es quedarse atrasado y estancado, entonces vamos bien.

Para comparar nuestro sistema y desmontar muchos de los mitos, vamos a usar como rasero a Dinamarca aprovechando que está siendo tan mencionado por los partidos emergentes. Aclararemos cómo funciona realmente, a grandes rasgos, el diseño de su estado del bienestar. Quede claro que este artículo no pretende defender todas y cada una de las políticas concretas de Dinamarca, ya que cada país tiene un contexto propio del que no puede escapar fácilmente. Además, sería igualmente importante analizar cómo llegaron los daneses a su estado actual y eso no se va a tratar aquí. Limitémonos a Analicemos los datos sin seleccionar solo aquello que ideológicamente nos puede convenir más ni desechando lo que nos conviene menos. Dinamarca es esto, para lo bueno y para lo malo. O, quizá, precisamente porque es como es y no de otra forma, es el país que mejor funciona.

Compararemos con España los tres pilares de un estado del bienestar como el danés: Fiscalidad, Gasto público y Empleo. Por último analizaremos la renta disponible o capacidad de compra que es la consecuencia del efecto combinado de esos tres pilares.

1. Fiscalidad

Una de las primeras cosas que uno se encuentra a la hora de analizar Dinamarca es su elevada presión fiscal. La mayor de Europa, cercana siempre al 50%.

 PresionFiscal.png

Fuente: Tax revenue statistics (Eurostat)

Fuente2: Revenue statistics (OECD – 2014)

Con datos actualizados ya a 2014 Dinamarca ha alcanzado la cifra récord del 51,9%. En un gráfico de evolución histórica de la presión fiscal desde 1995 vemos que esta se ha mantenido estable en el resto de países del gráfico (Dinamarca ~48, Francia ~45, Alemania ~40). España, sin embargo, mantuvo una presión fiscal muy inferior pero creciente hasta el estallido de la burbuja inmobiliaria momento en el cual se desplomó hasta el 30%. Recientemente está recuperando valores en el entorno del 35% pero siguen muy alejados de los países europeos de referencia. Contrariamente a lo que se suele difundir interesadamente, Dinamarca no solo no ha reducido su presión fiscal sino que en los últimos años la ha vuelto a aumentar hasta alcanzar un récord histórico en 2014.

PresionFiscal.png

Fuente:Tax revenue statistics (Eurostat)

Si miramos los datos históricos a más largo plazo en esta tabla sobre presión fiscal (fuente OECD), vemos que España, junto con países como Grecia o Portugal, tiene ahora una presión fiscal cercana a la que tenían los países nórdicos y  los de centro Europa en el 65. Llevamos un atraso de 50 años en el nivel de desarrollo de nuestro sistema fiscal. Curioso es observar que ese atraso, en cuanto a presión fiscal se refiere, lo tengan tres países que padecieron dictaduras hasta bien entrado el siglo XX.

1.1 Impuesto sobre la renta del trabajo (IRPF)

Si comparamos los tipos impositivos nos encontramos que, en los impuestos sobre la renta, un trabajador sin hijos y que cobre el salario medio paga, en Dinamarca, un ¿38%? (ver nota más abajo) de su salario en impuestos.

De hecho, según la OECD, mientras Dinamarca ha ido reduciendo la carga fiscal sobre los trabajadores, España la ha ido aumentando.

En este gráfico podemos ver cómo la fiscalidad en el IRPF ha ido convergiendo desde la crisis hasta homologarse a los tipos europeos.

TipoEfectivo.png

Fuente: Taxing wages – Comparative tables (OECD)

Nota: el dato para Dinamarca es sorprendentemente bajo y algunos residentes de Dinamarca me advierten en los comentarios de que estaría más rondando el 46%. Dado que los datos oficiales que manejamos son estos quedémonos con las tendencias y pongamos en cuarentena ese dato a falta de contrastarlo con fuentes adicionales.

Si miramos la tabla de tipos marginales, vemos que España se encuentra igualmente en valores parecidos al promedio Europeo, con tipos máximos rondando el 50%. Si bien en Dinamarca alcanzan un 59% y en España un 52% (antes de la rebaja fiscal de 2015). En ese sentido, el IRPF danés tiene una mayor progresividad (más tramos y marginales más elevados). No parece, en cualquier caso, que haya mucho margen de mejora en este impuesto que ya es elevado de por sí y tiene baja tasa de fraude.

1.2 Impuesto sobre la renta del ahorro (intereses y dividendos)

Este impuesto ha sido tradicionalmente bajo en España mientras que en muchos otros países es mucho más elevado. Actualmente, en España se tributa a un tipo mínimo del 20% y a un tipo máximo marginal del 24% para todas las ganancias por encima de los 50.000€  (19 a 23% a partir de 2015) mientras que el rango danés va desde el 27 hasta el 42% por encima de las 48.300 coronas (unos 6.500€). Este impuesto lo pagan sobre todo los grandes patrimonios que son los únicos capaces de generar grandes rentas del capital, por lo que es bastante redistributivo.

Fuente: Overall statutory tax rates on dividend income (OECD)

Es cierto que España tiene el impuesto de patrimonio (IP) que eleva un tanto los tipos reales que se puede llegar a pagar en concepto del capital. Si bien es un impuesto con mínimos exentos muy elevados (700.000€ por persona) y que, hasta la fecha ha sido fácilmente eludible mediante ingeniería fiscal. Y más teniendo en cuenta que aún existe una comunidad, la de Madrid, que lo bonifica al 100%. Fusionarlo con el IRPF del ahorro para homologarlo a los tipos daneses podría ser una solución que permitiría incrementar notablemente el volumen recaudado.

1.3 Impuesto de sociedades (IS)

Este es el impuesto que pagan las empresas sobre sus beneficios. Desde 2015, España tiene un tipo general del 28% (antes era del 30) y otro para pymes al tipo reducido del 15 al 25%, según su dimensión. Por su parte, en Dinamarca el impuesto de sociedades ha ido descendiendo en los últimos años hasta situarse actualmente en un tipo único del 23,5% para todas las empresas.

Sin embargo, el tipo general español es engañoso ya que el extenso conjunto de deducciones y de mecanismos legales para la elusión fiscal hace que el tipo efectivo de dicho impuesto difícilmente alcance siquiera el 20% en España (19% en 2011 según datos del INE). En Dinamarca, el sistema es mucho más simple y rígido con un estado recaudador que se asegura de que todas las empresas paguen el tipo estipulado. El mismo para todas.

Así, aunque nominalmente el impuesto de sociedades español parezca más elevado que el danés, lo cierto es que en la práctica es inferior.

Para saber el impuesto real sobre las rentas de origen corporativo (beneficios + distribución de dividendos) hasta que llegan a manos del socio capitalista hay que calcular la carga combinada entre el impuesto de sociedades y el del ahorro, antes descrito. Calculando así encontraríamos que Dinamarca tiene una carga combinada del 55,6% sobre los beneficios que se distribuidos entre los accionistas mientras que en España sería nominalmente del 45,28%. Pero si tuviésemos en cuenta un tipo efectivo para el IS del 20% (más cercano a la realidad) el tipo combinado aún descendería más, hasta el 38,4% lo que lo dejaría en casi 20 puntos por debajo del tipo combinado danés.

Fuente: Corporate income tax rate (OECD) y Overall statutory tax rates on dividend income (OECD).

1.4 Impuestos sobre el valor añadido (IVA)

El impuesto al consumo en España tiene un tipo general del 21% y luego un tipo reducido al 10% y otro superreducido al 4% en los que se incluyen una serie de productos calificados como de primera necesidad. Existe una lista en el Anexo III de la Directiva Comunitaria sobre el IVA en la que se especifica cuáles son los productos que pueden ser incluidos en las categorías reducidas; así que el margen legislativo está bastante condicionado. Por su parte, Dinamarca tiene un tipo único general al 25%, si bien es cierto que tiene algunos servicios completamente exentos, pero son muy pocos. En este aspecto se parece menos a sus vecinos nórdicos (Suecia y Finlandia) los cuales, aunque también tienen tipos generales del, 25/24% sí tienen tipos reducidos y superreducidos al 13/12% y 9/6% respectivamente.

Fuente: http://getquipu.com/blog/el-iva-en-los-paises-de-la-union-europea/

A muchos les puede parecer raro que los países nórdicos, paradigma del estado del bienestar, sean quienes tienen los IVA más elevados cuando en los medios se nos dice, por activa y por pasiva, que son los impuestos más regresivos porque los paga íntegramente el consumidor. Pero resulta que ambas son afirmaciones falsas. El prejuicio de que el IVA es regresivo parte de la idea de que es un impuesto a tipo fijo que pagan todos por igual tengan el nivel de renta que tengan. Igualmente, se presupone que dicho impuesto es siempre repercutido en su totalidad sobre el precio. Pues bien, este último supuesto es falso y de ahí que todas las demás derivadas también sean inexactas.

Lo explicaremos con un ejemplo muy claro para que se entienda. Hay dos tipos de bienes y servicios, los que tienen demanda elástica y los que la tienen inelástica. Los primeros son productos cuya demanda puede variar sensiblemente en función del precio; en los segundos la demanda es muy rígida y poco sensible a los cambios de precio. Por ejemplo, la comida, el transporte público, la ropa, los productos del hogar, la electricidad o el agua corriente, serían bienes inelásticos pues por regla general gastamos los que necesitamos, tengamos el dinero que tengamos. En los productos inelásticos sí es cierta la afirmación de que el IVA se repercute al 100%, ya que no podemos eludir su consumo. Sin embargo, ¿qué ocurre con los productos elásticos? Hablamos de la restauración y la hostelería, el cine, la tecnología, los automóviles, cualquier producto de lujo, o no indispensable en definitiva. Pues ocurre que si el vendedor nos sube el precio lo que haremos será consumirlo menos o directamente dejar de consumirlo. Así, el vendedor de bienes elásticos tenderá a absorber el impuesto sin repercutirlo en los precios porque son sectores mucho más competitivos y porque repercutir el IVA significaría reducir las ventas y también sus beneficios. El empresario se enfrenta entonces a una reducción en el margen de beneficio segura tanto si absorbe el IVA como si lo repercute y, si tenía el precio en el óptimo de beneficios, no podrá repercutir el IVA si desea mantenerse en el precio óptimo ya que de repercutirlo sus beneficios bajarían más que si no lo hiciese.

Así, si los restaurantes repercuten el IVA, iremos menos veces al restaurante reduciendo sus beneficios, mientras que nosotros simplemente habremos retraído nuestro consumo habiendo pagado, en términos cuantitativos, lo mismo o menos en IVA. Por ello, el empresario tendrá que mantener ajustados los precios para mantener su cuota de mercado. Un ejemplo claro es el cine: este servicio ha tenido que terminar bajando sus precios mediante promociones continuas a pesar de las severas subidas del IVA que ha sufrido el sector forzado por la reducción de asistencia. Por esa misma razón, bajar el IVA tampoco es sinónimo de bajada de precios, no al menos en los productos de demanda elástica.

1.5 Cotizaciones sociales

En este apartado la diferencia entre Dinamarca y el resto de países es aún más abismal si cabe. Mientras en España las cotizaciones empresariales a la seguridad social (CESS) ascienden a un 24% de los costes salariales, en Dinamarca casi inexistentes sin llegar siquiera al 1%.

Fuente: Las cotizaciones de la seguridad social en Europa – Juan Antonio Martínez Azuar y Alicia Martínez

En este caso la singularidad danesa se hace patente si nos fijamos en el gráfico del porcentaje pagado en cada concepto para un trabajador promedio. Dinamarca destaca por una composición totalmente distinta a la del resto de países, incluidos los vecinos nórdicos, al estar el empresario prácticamente exento del pago de cotización alguna.

TaxWedge_2014.png

Fuente: Tax bourden on labour income in 2014 and recent trends (OECD)

El ejemplo danés aporta la prueba que deshace todos los mitos y prejuicios ideológicos a izquierda y derecha: de que las pensiones dependen del monto de las cotizaciones sociales. Parece que hemos olvidado que en España el ratio de trabajadores/pensionistas era mucho más bajo hace décadas (las mujeres estaban fuera del mundo laboral) y las pensiones se pagaban sobradamente. En Dinamarca los impuestos se tratan como un todo integral y las pensiones simplemente están garantizadas por el estado y el dinero sale, sin ir más lejos, del propio IVA. Al final, los diseños impositivos, si están bien cubiertos por todos los flancos, para lo que sirven es para modular la economía penalizando o fomentando determinadas dinámicas. La ventaja de unas cotizaciones bajas, por ejemplo, es la de reducir los costes fijos de las empresas, especialmente los de aquellas que tienen muchos empleados. Por lo tanto, unas cotizaciones bajas facilitan la contratación e incrementan los beneficios empresariales (más IS) y los sueldos (más IRPF) siempre que estemos en un entorno de bajo paro como el danés. Por si fuera poco, las cotizaciones sociales son un impuesto de carácter regresivo tal y como nos ilustra este artículo. Hay un creciente interés por parte de ciertos sectores económicos de hacer recaer el pago de las pensiones solo en las cotizaciones que son un impuesto que saben que repercute en el trabajador, para luego poder decir que el sistema es inviable porque no alcanzan.

Es posible que España no se pueda permitir, de partida, un diseño tan radical como el danés mientras no arregle sus problemas en la recaudación del IS y mientras no mejore significativamente sus pésimos datos de desempleo. Acordémonos de lo que dijimos al empezar el artículo: cada país tiene una historia económica y unas inercias propias de las que no puede escapar fácilmente, por lo que es peligroso aplicar a la ligera una medida aislada sin tener en cuenta el resto de variables y cuales son las condiciones iniciales y de contorno del sistema. En cualquier caso, apreciar la heterogeneidad en los diseños fiscales nos debería hacer ver que las soluciones para un mismo problema son múltiples.

1.6 Economía sumergida

Los datos sobre economía sumergida son meras estimaciones; pero, en general, todos los informes coinciden en señalar que España es uno de los países de la UE con mayor tasa de economía sumergida, lo cual repercute negativamente también en los ingresos del Estado.

EconomiaSumergida.png

Fuente: Cost of Tax Abuse Research (2011)

En 2012, según los datos recogidos en el informe Tax Gap en España el valor de la economía sumergida ascendería al 25% del PIB.

En este aspecto, los países nórdicos no son, como vemos en la tabla, los campeones de la lucha contra la economía sumergida ya que están más bien por la zona media más cerca del 20 que del 15 pero, aún así, se sitúan en niveles más bajos que los nuestros, estando Dinamarca en un 18% a fecha de 2011.

El fomento del pago en dinero electrónico, la regulación de sectores tradicionalmente sumergidos como las drogas o la prostitución, tal y como ya hacen países como Holanda y Alemania, así como una mayor vigilancia por parte del fisco, dotándolo mejor en medios humanos y materiales son algunas de las fórmulas clásicas para reducirla. Es en ese sentido que en los países nórdicos el pago en efectivo se trata de reducir al máximo y no es extraño oír propuestas encaminadas a su completa erradicación. Y es que en Dinamarca se toman en serio la contención de la economía sumergida ya que siendo inferior a la española sigue teniendo cierta dimensión.

1.7 Impuestos especiales

Dinamarca, como España, también cuenta con todo un elenco de impuestos a los vicios (alcohol, tabaco y combustibles) que ocasionan un gasto adicional en sanidad, importaciones y contaminación. Para ver más información acerca de sus tributos puede consultarse aquí.

1.8 Eficacia recaudatoria

La conclusión a la que nos lleva todo lo expuesto es que España no tiene un problema tanto de tipos impositivos bajos como de eficacia recaudatoria. Puesto que, sobre el papel, los tipos impositivos no son muy distintos a los daneses (salvando el caso arriba explicado de los impuestos al capital) estos no pueden ser la principal explicación para esa diferencia tan abismal entre nuestra presión fiscal y la suya.

La principal causa serían un diseño deficiente del sistema tributario: mientras la estructura tributaria danesa es simple, compacta y fácil de controlar el sistema español está lleno de recobecos y resquicios legales que permiten, a quienes disponen de buen asesoramiento, eludir buena parte de sus responsabilidades fiscales, legal o ilegalmente en los casos más flagrantes. La otra gran deficiencia sería una infradotación crónica de la administración de hacienda que impediría dedicar los recursos humanos y materiales necesarios para poder perseguir eficazmente el fraude fiscal, especialmente el más sofisticado.

Inspectores.png

Fuente: Tax Administration Report 2015 (OCDE)

Como se ve en el informe de la OCDE, Dinamarca tiene, en proporción a su población, una plantilla de funcionarios de hacienda que duplica a la española.

Es posible que el mayor grado de ineficiencia recaudatoria en España se concentre en los impuestos corporativos, el de sociedades y el IRPF a las rentas del ahorro. También el IVA presenta algo de margen de mejora si nos ceñimos a los tipos aplicados en Dinamarca.

Por último, el danés es un sistema que, como veremos, ha logrado que los salarios sean muy elevados respecto a los beneficios empresariales, por lo que lo recaudado por IRPF acaba siendo mayor en términos absolutos, independientemente de que sus tipos sean similares a los nuestros. Una muestra más de que el sistema funciona como un todo y que no puede considerarse un solo aspecto sin tener en cuenta las demás.

 

En definitiva, Dinamarca recauda bien y recauda mucho, por lo que convendría analizar más en profundidad a qué se debe dicha ventaja tanto cuantitativa como cualitativa.

A todo el sistema impositivo general habría que sumar el gran número de pequeñas tasas y gravámenes municipales existentes.

2. Gasto público

2.1 Deuda pública

Evidentemente, si Dinamarca es el país que más recauda, es también el que más gasta. Ese gran volumen de recaudación es lo que hace que su descomunal gasto en servicios públicos y ayudas no se vea reflejado en el endeudamiento del Estado. De hecho, sus cuentas están bien cuadradas por lo general y su nivel de endeudamiento es de los más bajos de la Europa desarrollada. Tanto que, en 2014, fue uno de los pocos países de la UE que terminó con superávit presupuestario.

publicbalance.png

DeudaPublica.png

Fuente: datosmacro (2014) y government finance statistics (Eurostat)

El problema de tener una deuda elevada es que la porción de gasto público que se nos va en pagar los intereses de la deuda es mayor, lo que nos hace mucho más vulnerables a cualquier subida en la prima de riesgo, aunque esta sea solo coyuntural.

2.2 Gasto social

Un análisis comparado del gasto en protección social per cápita, una vez compensadas las diferencias de precios entre países, deja claro que Dinamarca ocupa uno de los primeros puestos de la lista.

GastoSocial.png

Fuente: Social protection expenditure (Eurostat)

*PPA = Paridad Poder Adquisitivo

Si consideramos el gasto público en su conjunto, no solo gasto social, y lo medimos en relación al PIB, el orden de los países cambia, pero Dinamarca sigue en los puestos de cabeza.

 GastoPublico.png

Fuente: datosmacro (2014)

Hay que tener en cuenta que el gasto público aunque no sea gasto social, suele tener beneficios sociales indirectos. El gasto en policía, justicia, defensa e infraestructuras supone contratar funcionarios, dar seguridad ciudadana y jurídica, modernizar las comunicaciones, todas ellas condiciones que generan sinergias positivas y que repercuten positivamente en el consumo interno del país.

Respecto al gasto social, este se asigna en diversas partidas. Las más conocidas son sanidad, educación y desempleo; pero hay mucho más. El gran problema de países como España, con elevados niveles de desempleo, es que buena parte del gasto social se va en esa partida: debe dedicar recursos valiosos a paliar los efectos de una situación de paro estructural elevado, que se va cronificando con el tiempo.

2.3 Becas, ayudas a jóvenes y gratuidad en los estudios superiores

Dinamarca tiene una elevada tasa de emancipación y eso se debe al volumen de ayudas que reciben los jóvenes. Normalmente, solo por irse de casa un joven recibe una ayuda de unos 700€ mensuales que le permite pagarse el alquiler o también viajar al extranjero. En Dinamarca, las ayudas a los jóvenes, no van encaminadas a que se paguen los estudios, ya que son gratuitos también en los grados superiores, sino a facilitar la emancipación juvenil. Por si fuera poco, existe un tipo de trabajo a tiempo parcial, los studentjob, que están directamente enfocados a los jóvenes para que los puedan combinar con sus estudios. Son trabajos de una dedicación inferior a 20 horas, que pueden ocupar tan solo dos o tres días a la semana y que les permiten ganar experiencia profesional sin ver mermadas sus posibilidades académicas.

El caso español está en las antípodas. Aquí, las familias tienen que costear la emancipación y la carrera universitaria de sus hijos, encarecida por las continuas subidas de las tasas y por la introducción de los másteres y posgrados. Salir de casa o estudiar con dedicación plena es un lujo que pocos jóvenes pueden afrontar en condiciones ya que los trabajos que pueden encontrar están muy mal pagados y a menudo requieren una elevada dedicación en horas. Las becas de estudios que se dan en España, están a su vez condicionadas a estrictas condiciones de renta y a la obtención de un nivel alto de calificaciones lo que es más difícil de lograr en los hogares precarios.

2.4 Ayudas por hijo a cargo

Por cada hijo a cargo, el estado abona a la familia unos 200€ mensuales para su manutención y cuidado independientemente de la renta. La ayuda es por cada hijo, pudiendo variar en función de su edad. En España, en cambio, solo se dan 25€ al mes a los hogares con ingresos anuales inferiores a los 11.500€. Por otro lado, mientras que las bajas remuneradas por maternidad en los países escandinavos ascienden a un año, en España solo son de 4 meses.

Naturalmente, todas estas ayudas se complementan unas a otras. Así, una madre soltera puede estar cobrando la prestación por desempleo a la vez que cobra la ayuda por hijo a cargo.

2.5 Fomento de las energías renovables

Dinamarca fue el primer país de Europa en apostar claramente por las energías renovables cuando aún nadie creía en ellas. Lo hizo para reducir no solo las emisiones de CO2 sino también para reducir las importaciones de combustibles fósiles y mejorar así su balanza comercial.

Ha sido también país pionero en la desincentivación del uso del vehículo privado a combustión imponiendo elevadas tasas y peajes para favorecer la movilidad mediante transporte público o vehículos limpios como la bicicleta. Basta pasear por Copenhague para ver hasta qué punto los daneses tienen asumida la movilidad verde.

El país destaca sobretodo por el desarrollo de la energía eólica marina, también conocida como eólica offshore, que aporta la mayoría de energía a su mix eléctrico. Pero este desarrollo no ha salido de la nada: el gobierno, en cooperación con la industria y la comunidad científica instaló ya hace décadas un centro de pruebas de aerogeneradores de última generación que ya es referente mundial.

Contrasta esa situación con España, un país que debería haber desarrollado una industria tecnológica público-privada especializada en la energía solar que fuera puntera pero que, debido a los continuos vaivenes regulatorios y trabas gubernamentales, se está atrasando su despliegue.

2.6 Investigación y desarrollo

El gasto en ciencia es un pilar fundamental de la inversión en las economías centroeuropeas, y, especialmente, de las nórdicas. Como vemos en el gráfico, Dinamarca está entre los primeros puestos por enésima vez. Este es un gasto que tiene repercusiones directas y a corto plazo en la creación de empleo y repercusiones indirectas y a largo plazo en el desarrollo del país. En cierta forma, es un gasto que tiene mucho de inversión de futuro a la que se le saca rentabilidad a largo plazo.

I+D.png

Fuente: Gross domestic expenditure on research and development (Eurostat)

2.7 Gasto útil y efecto multiplicador

En conclusión, todo ese elenco de ayudas actúa en varios frentes de manera simultánea. Por una parte, crea empleo directo (I+D, fomento de las renovables, ayudas a la dependencia, etc.) y por la otra reduce la demanda de empleo entre los estudiantes o padres que pueden acogerse a prolongados periodos sabáticos ya sea para terminar sus estudios o para criar a sus hijos recién nacidos, lo que crea vacantes para los empleados en prácticas. Con la seguridad además de que cuando quieran regresar al mercado laboral podrán hacerlo bien asesorados. Todo ese dinero, además, se inyecta de forma directa en la economía doméstica con efectos multiplicadores ya que es dinero que va directo al consumo y repercute positivamente en la creación de puestos de trabajo indirecto y en el crecimiento del tejido empresarial local, no deslocalizable.

3. Empleo

El mercado del empleo funciona de forma no muy diferente al resto de mercados. Existen dos lados, el de la oferta de puestos de trabajo (o demanda de mano de obra si se mira del otro lado) y el de la demanda de trabajo (u oferta de mano de obra). Y existe un precio que es la consecuencia de cruzar oferta y demanda, el salario. Así, resulta fácil de entender que un desempleo bajo presiona al alza los salarios. No conviene confundir desempleo con población inactiva. Sabemos que el desempleo puede reducirse de dos formas, generando puestos de trabajo o haciendo que menos gente busque o necesite trabajar. Si el Estado interviene con éxito en ambos lados, inducirá una presión al alza en los salarios.

3.1 Desempleo

Poco que decir que no sepamos ya. Mientras España es un país europeo campeón del desempleo estructural, los países nórdicos están todos en el grupo de cabeza siempre por debajo del 10%.

Paro.png

Fuente: Harmonised unemployment rate (Eurostat)

3.2 Ayudas a los desempleados

Dinamarca es uno de los países más generosos en sus prestaciones al desempleo tanto por duración como por cuantía. Es la llamada red de seguridad. Favorecidos por la baja tasa de paro conseguida, Dinamarca gasta por desempleado más que nadie. Las oficinas de desempleo no son solo oficinas para gestionar el cobro del paro sino que son centros de reinserción en el mercado laboral en toda regla. A cada desempleado que cobra la prestación se le asigna un tutor u orientador laboral, que le guiará en todo el proceso de forma individualizada y que le buscará los puestos más adecuados en función de su formación. Si su problema es la falta de formación, la prestación le quedará condicionada a que se apunte a algún plan de estudios. Todos los estudios que curse el desempleado son cubiertos por el Estado, naturalmente.

Corto de Salvados donde se hace referencia a los orientadores laborales

 

3.3 Empleo público

El estado danés es el primer empleador del país con mucha diferencia. El porcentaje de trabajadores que trabajan directamente para el estado, ya sea como funcionarios o como empleados de alguna de las empresas públicas es de casi un tercio del total. Eso otorga al estado una gran capacidad para intervenir directamente en el mercado de trabajo, modulándolo también por el lado de la oferta, para condicionar al alza el nivel salarial y para que sirva como colchón de seguridad en períodos de crisis.

EmpleoPublico.png

Fuente: Employment in general government and public corporations as a percentage of the labour force (OCDE)

Pero, incluso dentro del sector privado danés, el Estado está presente conservando aún importantes paquetes accionariales de sus principales empresas. Queda muy lejos España especialmente después de la privatización masiva de sus mayores empresas. Algo que no todos los países Europeos hicieron con la misma alegría. Así, Holanda, los países nórdicos o Francia siguen conservando importantes sectores estratégicos, como el eléctrico, en manos públicas.

3.4 Protección frente al despido

El despido procedente por causas objetivas en Dinamarca es muy barato para el empresario, lo que aporta al sector privado una gran flexibilidad en la contratación. Esto hace que haya una elevada rotación de empleos.

En contrapartida, la red de seguridad de los subsidios por desempleo es la más generosa de Europa. Esta situación es también parte de la singularidad danesa. Según un estudio de la Comisión Europea existe una relación inversa entre el nivel de protección social y la protección contra los despidos. Así, a un nivel alto de protección contra despidos le correspondería un nivel de protección social bajo. El estudio identificaba también dos grupos de países, los que seguían más el modelo liberal anglosajón de baja protección al trabajador y los que seguían el esquema centroeuropeo, más socialdemócrata, de protección del empleo.

Captura de pantalla 2015-12-14 17.19.46.png

Fuente: La recuperación del empleo en Europa – Peter Auer (OIT)

Hay que decir que el gráfico ya está muy desfasado. Tras dos reformas laborales llenas de recortes en los derechos de los trabajadores, España habría empeorado bastante en ambos ejes respecto a su posición de finales de los 90.

3.5 Sindicatos, convenios colectivos y salario mínimo

En este apartado encontramos nuevamente interesantes diferencias. Mientras en los países nórdicos la tasa de afiliación sindical es elevada, en países como España es baja. Es posible que esto se deba a que, en esos países, en muchos trabajos la cuota sindical es casi obligada, aunque el trabajador tiene libertad para elegir a qué sindicato quiere apoyar. pero sin poder abstenerse del pago. La estructura sindical está mucho más integrada en el mundo laboral y existe un diálogo social constante entre empleados y empleadores. Se busca productividad, pero también bienestar laboral. Ambas cosas van ligadas. Una ventaja de ese modelo es que, con tan alta tasa de afiliación, los sindicatos pueden vivir de las cuotas de los trabajadores y no de las subvenciones públicas. Esto es importante, porque conecta los intereses del sindicato con el de los trabajadores que son quienes les sustentan realmente.

También encontramos importantes diferencias en el salario mínimo. Dinamarca, como el resto de países nórdicos, no tiene establecido por ley ningún salario mínimo. Estos se establecen en los convenios de empresa, pero allí los sindicatos están más integrados, y, con unas tasas de desempleo tan bajas y de protección social tan elevadas, no corren el mismo riesgo de precarización que aquí.

Captura de pantalla 2015-12-15 00.07.15.png

Fuente: La recuperación del empleo en Europa – Peter Auer (OIT)

3.5 Jornada laboral y productividad

También la extensión de la jornada laboral es en promedio más larga en España que en Dinamarca, uno de los países con jornadas más cortas. Esto significa que hay un mayor reparto del trabajo, circunstancia que favorece la creación de empleo y la productividad.

JornadaLaboral.png

jornadaproductividad.png

Fuente: Average annual hours actually worked by worker (OCDE)

3.6 Edad legal y edad efectiva de jubilación

En este aspecto no hay grandes diferencias con España. Casi todos los países tienen edades legales de jubilación entre los 65 y 67 años. En el caso de Dinamarca son 67. Sin embargo las edades efectivas de jubilación son menores debido al fomento durante mucho tiempo de políticas de jubilaciones anticipadas para facilitar el acceso a los jóvenes al mercado laboral.

 

 

3.6 Desigualdad y distribución de renta

Otro indicador interesante es la distribución salarial. La curva española tiene una forma log-normal (campana con una de las colas mucho más alargada) muy picuda, característica de los países con fuertes desigualdades de renta, Alemania y Francia vemos que tienen sendas curvas casi solapadas y bastante más suaves, pero sigue apreciándose claramente su forma log-normal que es la configuración de equilibrio por defecto. Sin embargo, Dinamarca presenta una forma mucho más gaussiana (campana simétrica), lo que nos indica que la distribución de su renta es mucho más equitativa.

Captura de pantalla 2015-12-15 17.35.59.png

Fuente: Distribución de salarios en Europa (Ciencia explicada)

Si comparamos diferentes indicadores de desigualdad, veremos que Dinamarca es líder en todos ellos. El coeficiente de Gini, la pobreza relativa, el ratio top10 vs bottom10, en todos ellos aparece Dinamarca como el país mejor situado. España, por su parte posee índices deficientes claramente por encima de la media europea.

Fuente: Income distribution database (OECD)

 

4. Poder adquisitivo

El nivel de bienestar (felicidad) de un país podría reducirse a tres aspectos. La cantidad de servicios que un ciudadano tiene cubiertos, el tiempo libre disponible y su poder adquisitivo (también denominado como renta disponible). Ha quedado claro que en servicios y en tiempo libre los daneses nos sacan mucha ventaja. Ahora veamos cómo todo eso afecta a su poder de compra.

Para poder medir esta magnitud hay que tener en cuenta diversos aspectos.

En primer lugar hay que igualar todas las divisas a una única divisa ficticia que sea equivalente al mismo poder de compra. Tratándose de Europa, serían € PPA. Donde PPA significa paridad de poder adquisitivo. Es decir que se ponderará cada cifra por el nivel de precios de ese país para corregir las diferencias y hacer que los datos sean comparables.

Precios.png

Fuente: Purchasing power parities (Eurostat)

Tal como vemos en el gráfico, el nivel de precios de Dinamarca es un 50% más elevado que el de España. Esto ya de por sí es una ventaja ya que cuando un danés sale fuera de su país es más rico.

Una mala manera de deducir esa renta disponible es la magnitud conocida como PIB per cápita que se extrae de dividir el PIB entre la población del país. Esa es una magnitud que no tiene en cuenta el nivel de desigualdad y que agrega no solo la riqueza familiar sino también la corporativa. Además el PIB per càpita es un valor medio lo que lo hace muy sensible a los valores extremos algo que no pasa con el valor mediano o mediana que es un estimador estadístico más robusto. La renta mediana sería aquella renta que está en el punto medio de la muestra total, es decir que hay el mismo número de personas que tienen más renta que la mediana de las que tienen menos renta que la mediana. La mediana suele ser, por tanto, inferior a la media y más cercana a lo que ingresa la mayoría de la población.

Para recoger el valor mediano se hace necesaria la realización de sondeos periódicos realizados a los hogares como la Encuesta de Condiciones de Vida del INE.

Así, la renta neta disponible por hogar es la suma de todos sus ingresos procedentes del trabajo, del ahorro y la inversión y de las ayudas sociales directas, incluidas las pensiones, descontando el pago de impuestos y cotizaciones sociales. Para obtener una renta neta disponible por persona equivalente y comparable, que no dependa de la estructura de hogares de cada país, hay que dividir esa renta por el número de miembros del hogar pero aplicando unos determinados coeficientes correctores o pesos. Así, el primer adulto cuenta como uno (1,0), los siguientes miembros (adultos o no) de 14 años o más, como un medio (0,5) y los menores de 14, 0,3.

A la mediana de la renta neta disponible la corregiremos con los datos sobre el nivel de precios para hacer los datos comparables. Es decir, queremos saber cuanto más gana un danés que un español en términos reales no nominales.

RentaMediana.png

Fuente: Median income , Income distribution statistics (Eurostat)

Vemos que Dinamarca nos saca más del doble en renta disponible real y eso que estas rentas no cuentan las ayudas indirectas. Por ejemplo, el hecho de que la educación universitaria sea más barata en Dinamarca que en España hace que la renta real aún sea mayor.

¿Cómo han respondido ante la crisis?

Captura de pantalla 2015-12-16 13.50.46.png

Si miramos las tendencias recientes del consumo de los hogares vemos como España está junto a Grecia, Portugal o Italia, países cuyas tendencias han sido de descenso claro desde 2008. Dinamarca, en cambio, solo se habría estancado desde entonces. Tampoco es extraño ya que su renta mediana se sitúa en unos estándares muy elevados, difíciles de superar.

Conclusiones

Tras analizar por encima el diseño del estado del bienestar danés, nos quedan algunas reflexiones.

  1. Es un sistema muy distinto que funciona pero que requiere muchos cambios que no pueden acometerse de golpe sino gradualmente. Ellos construyeron su sistema durante décadas de políticas consensuadas y de largo plazo. Dinamarca, como el resto de países nórdicos, tiene una larga tradición de política no confrontativa, como aquí, sino negociadora, consensual y de pacto. Su sistema además propicia un pluripartidismo persistente que hace que muy raramente haya mayorías absolutas. Para más información ver: https://sistemaencrisis.es/2015/11/09/ley-electoral-basada-en-el-sistema-danes/
  2.  Esta gran distancia entre el sistema danés y el nuestro no significa que no podamos llegar a tener algo parecido si nos lo proponemos, pero sí que nos debe quedar claro que tiene que ser un proyecto a 30 años. No se puede pretender corregir en una sola legislatura deficiencias que se arrastran desde hace 50 años. Más aun cuando se parte de una mentalidad de la sociedad aún con muchas inercias de la dictadura. Aún tenemos demasiados súbditos dóciles y muy pocas personas críticas y autónomas. Es cierto que se ha mejorado algo pero sigue siendo una sociedad excesivamente maleable por los medios de comunicación y por un sistema bipolar, que rehúye el matiz y plantea un debate de bajo nivel. Un paso adelante será lograr que se consolide un sistema pluripartidista, para ello hará falta cambiar la ley electoral hacia una proporcional. Será un avance tímido, tan solo la primera piedra.
  3. Los sistemas del bienestar avanzados, no solo los escandinavos, son sistemas más caros. Hemos estado muy acomodados viviendo en un sistema precario. Para mejorarlo hace falta que el Estado recaude más, mucho más. España tiene margen para mejorar la eficacia recaudatoria, para reducir la economía sumergida y para incrementar algunas partidas impositivas como la de las rentas del capital, el impuesto de sociedades o incluso el denostado IVA.
  4. Debe profundizarse la transparencia y la participación política al máximo para que el gasto esté totalmente fiscalizado por la sociedad. Un estado que ingresa más es un estado que gasta más y eso es lo único que nos puede llevar a un estado del bienestar avanzado. No obstante, también se corre el riesgo que, si todo sigue opaco y oculto, nuestra corrupción sistémica heredada del franquismo haga que ese dinero se pierda por el camino. Se empiezan a dar, por primera vez, las condiciones sociales para que se ponga fin al régimen de posfranquismo que ha sido, en muchos sentidos, una continuidad por otros medios de los mismos vicios que se asentaron en la dictadura. Hay que cortar definitivamente y eso requerirá vencer las resistencias de toda esa parte de la sociedad (el llamado franquismo sociológico) aún conservadora y resilente al cambio.
  5. En paralelo a ese incremento de la recaudación ha de procederse a una limpieza total de las cloacas del Estado, acabar con el amiguismo y las puertas giratorias, sí, pero también mejorar el nivel educativo de la población. Que el debate se lleve a las ideas concretas, sin dogmas ni prejuicios, que se experimente con políticas nuevas. No tenemos por que plagiar su modelo, podemos hacer el nuestro propio inspirándonos en el suyo pero adaptándolo a nuestro contexto particular.
  6. Aunque nos hayan machacado lo contrario tenemos un estado pequeño, demasiado pequeño como para que pueda influir de modo efectivo en el mercado del empleo y este no quede a merced de los empleadores privados que, aprovechándose de una enorme bolsa de paro, fijan los salarios a la baja. El vaivén económico nos afecta demasiado y para contrapesarlo necesitamos un estado o estados (si optamos por una descentralización en fracciones territoriales de unos 5 millones de habitantes) más fuertes económicamente hablando. Un estado que pueda gastar más podrá generar empleo directo y dar más ayudas, con lo que podrá modular el mercado de trabajo de forma más efectiva a la vez que potenciar aquellos sectores estratégicos en los que quiera despuntar. Un ejemplo, las energías renovables; una necesidad mucho más acuciante para España que para Dinamarca. Paralelamente al desarrollo de una industria tecnológica de alto valor añadido, hay que elevar la calidad de la formación creando las condiciones para la entrada en ese círculo virtuoso.
  7. Hay que contemplar la hipótesis de que tal vez la manera más eficiente de funcionar para maximizar el bienestar ciudadano sean estados más pequeños y más homogéneos, más próximos al ciudadano y a sus necesidades. Eso habría que pensarlo. Tal vez la zozobra de la unidad nacional española no solo no sea ningún riesgo sino que sea una oportunidad para olvidarse de la quimera centralista y crear de verdad algo nuevo en Iberia. Un ecosistema laboratorio de nuevas políticas como lo fue la península Escandinava en su momento, sin que por ello dejemos de ser pueblos hermanos.

 

Es un reto difícil de alcanzar, un estado del bienestar que pueda realmente ser equiparable a los estándares europeos y más cuando partimos con el lastre de la deuda. En cualquier caso, debemos conocer lo que hay fuera para poder reclamar que se vaya por ese camino, porque  sabemos que otros lo han recorrido ya con éxito.

Enlaces de interés sobre el tema:

http://www.elcaptor.com/2012/12/gasto-social-union-europea-analisis-cifras.html

http://jesusgonzalezfonseca.blogspot.com.es/2013/10/comparativa-del-poder-adquisitivo-en.html

Muy interesante ver la serie Börgen que ilustra bastante bien el funcionamiento de la política danesa.

http://informes.seminaritaifa.org/la-presion-fiscal/

http://www.ciencia-explicada.com/2013/08/graficas-interactivas-distribucion-de-salarios-en-europa.html

http://www.eldiario.es/piedrasdepapel/Kelsen-Dinamarca-Democracias-Tribunal-Constitucional_6_424217585.html

Y para profundizar en el éxito y las claves de las economías nórdicas muy recomendable es leer el libro de Víctor Lapuente – El retorno de los Chamanes

Publicado en Sin categoría | 19 comentarios

20D, una oportunidad perdida

Las elecciones del 20D son una oportunidad perdida y totalmente intrascendentes tanto si votas pensando en lo material como si no.

En lo material, los límites energéticos nos van a dar duro los próximos años. De hecho, es imprescindible planificar el aterrizaje y organizar un decrecimiento controlado o una economía de estado estacionario. Desgraciadamente, ningún partido aboga claramente por ninguna de estas dos opciones, sino más bien por lo que se denomina, “extend and pretend”. Aparentar que el problema no está ahí. Bueno, pues el problema está ahí y es muy gordo. La capacidad humana de extraer materiales, procesarlos y distribuirlos está creciendo a una velocidad cada vez más baja como puede verse en el gráfico abajo, en el que se muestra la evolución de la tasa de crecimiento del PIB planetario. Aunque en los últimos 55 años ha sido siempre positiva a excepción de 2009, la macro-tendencia es claramente a la baja. Mientras que el periodo 1960-1975 la producción planetaria crecía de forma estable en una horquilla entorno al 5-6%, con la crisis del petróleo se produce cambio de régimen económico de mucha más volatilidad hasta mediados de los 80’, pero ya con un promedio superior al 3%. Finalmente, en el periodo 1990-2015 lo que vemos es que el promedio cae a un ritmo aproximdamente del 2.5%.

F1Uno de los factores limitantes para producir bienes y servicios en el futuro va a ser la disponibilidad de energía. La correlación entre la tasa de crecimiento económico y de consumo energético es casi del 90% para el periodo 1970-2012, y como se muestra en el gráfico a continuación, el escenario completamete colapsista (CoCo) para todas las fuentes de energía relevantes, para el periodo 2010-2050, es de decrecimiento abrupto. Para 2050, la caída en la cantidad de energía producida planetaria sería aproximadamente del 80%. En términos de renta per capita planetaria es pasar de 10mil dólares por persona anuales a 2 mil. Es realmente complicado que el escenario CoCo se de tal cual (en intensidad y en plazos) lo plantea Tverberg, pero en cualquier caso, transitar el escenario moderademente colapsista (MoCo), simplemente pospondría el ‘’peak all’’ de 2016 hacia el futuro y quizás, suavizaría la pendiente del gráfico. Pero para vivir el escenario MoCo habría que coordinarse a nivel global y realizar un esfuerzo en I+D básica y aplicada en este sector mucho más contundente de lo que plantea ningún partido político a fecha de hoy. El 2.7% de Podemos, el 2.5% del PSOE, IU, etc para 2020, definitivamente, no van a ser suficientes.

F2Por otro lado, si piensas que el cambio social es algo más que una paguita, y tus ideales tienen que ver con la libertad de conciencia, política y de trabajar, ningún partido en el que estés pensando tiene nada que darte. Mucha gente está emocionada con el auge de los emergentes y el fin del bipartidismo, pero lo relevante del 20D, es que, como siempre, el sistema ha conseguido borrar del mapa las demandas de cambio social sustantivo. Son unas elecciones que representan la perversión y degradación total que vivimos pues reducen todo al dinero. Al “yo te subo estos impuestos”, “yo te bajo este otro”, “yo te doy 2 cursitos de formación”, etc. Aunque la economía sea importante, hay que ser claros, mientras estemos atrapados en ese frame no podremos transformar la sociedad.

De hecho, esta cerrazón con la cuestión de la economía podría explicar porque los modelos de revolución que tenemos en mente no valen: la Francesa, la Rusa, etc. Son modelos de revolución materialistas, en los que lo que se produce es un crecimiento del share estatal y poco más. Y como ya comentábamos hace tiempo aquí también, Podemos ha arrasado con cualquier posibilidad de revolución en España por meternos en el marco de la democracia material en lugar de enfocar el debate en como profundizar en una democracia formal avanzada. Sin embargo, lo curioso es que tampoco NADIE cuestiona el mercado, institución, que como muestran los experimentos con simulación de intercambios aleatorios entre agentes de Dragulescu y Yakovenko (2000), explica prácticamente un 90% de la distribución de ingresos. Como podemos ver abajo, partiendo de una situación de máxima igualdad el mercado tenderá a reproducir una distribución exponencial con los sucesivos intercambios.

Todo ello es bastante preocupante (de C’s ya ni hablar), pero como decía, en ningún caso, los fines últimos de una revolución política y social deben de ser materiales. El cambio social tiene que asentarse en otras cosas:

  1. Libertad de conciencia real. Es un ideal enorme: la libertad de pensar autonómamente. ¿Cómo se hace que la vida interior del sujeto sea libre? ¿Es esto compatible con una casta pedantocrática intelectual universitaria que te dice lo que tienes que pensar? Da que pensar.
  2. La libertad política y una democracia radical: la posibilidad de intervenir activamente en el gobierno de la sociedad. En este blog hemos hablado mucho de eso, pero ya sólo la irrelevante IU defiende la necesidad de un proceso constituyente. El resto de suplantadores, propone cambios cosméticos en el sistema de partidos (lo más avanzado es un revocatorio) y las ILPs y referéndums vinculantes, ni están ni se las espera. Contrasta ver como en 2014 (pag 33, apartado 5.5) la palabra referéndum vinculante si que aparecía en el programa de Podemos, mientas que  de mayo 2015 (pag,69/74),  para aquí (pag, 158 en adelante, ya no lo hace.)
  3. La libertad de trabajar, hacer del acto de trabajar algo libre sin jefaturas ni presión por la subsistencia. ¿Es posible sin una renta básica universal? Esto es crucial para entender lo mal que estamos.

En definitiva, estas elecciones cierran muy mal el ciclo 2006-2013, un hotspot histórico revolucionario comparable a 1848 (con la oleada revolucionaria nacionalista-obrerista iniciada en Francia y que sacudiría también a Alemania, Austria, Hungria, Italia y manifiesto comunista), a 1917 (la rusa) o a 1968 (mayo francés). Evidencia de la convulsión de estos años en España, es el 15M y todo lo que vino después. Pero es que este fenómeno se ha dado a escala global. En este sentido, es muy interesante el análisis de Ortiz y colaboradores, sobre 86 Paises y 843 eventos de protesta que representaban un 90% de la población. Lo que muestra el estudio, es que en este ciclo de protestas se había dado una diferencia fundamental de las protestas con respecto a las del siglo XX, más centradas en la justicia social, el rollo anti FMI-Globalización, etc. Lo nuevo de estos años era que la crítica se centraba en los fallos del sistema representativo y tal como puede verse en los Gráficos abajo, la gente estaba demandando una democracia real por primera vez en la historia de la humanidad.

F3

F4

Sin embargo, la expectativa de participación del 20D es del 79% según metroscopia, es decir, casi todos vais a elegir a vuestros “representantes” y legitimar un sistema de partidos, que como ya explicamos aquí y aquí, nace en oposición directa a la democracia.

Minientrada | Publicado el por | 3 comentarios

La importancia de los presupuestos 2016 para el municipio de Silla

Tenemos la idea de que los profesionales hacen bien su trabajo porque son buenos conocedores de su área de conocimiento y son, por tanto, capaces de analizar e interpretar los datos para poder decidir la mejor solución. Un médico es un buen ejemplo de esto. Asumimos que maneja analíticas de sangre, radiografías, resonancias magnéticas y un conjunto de elementos para tener un buen diagnóstico y poder decidir el mejor tratamiento o intervención. Así, uno podría pensar que los políticos deberían actuar de forma similar. Lo bien cierto es que demasiadas veces los políticos nos defraudan.

Así sucedió, nuevamente, en el último pleno extraordinario de Silla donde se votaron los presupuestos municipales para el 2016, de una importancia crucial dado que el anterior gobierno local se dedicó a prorrogar los del 2012 durante tres años. En lugar de analizar el reparto de recursos entre las distintas partidas, de tomar conciencia de la delicada situación contable y de la complicada situación económica heredada (con una deuda todavía altísima), en lugar de aportar críticas o propuestas desde una visión de conjunto, la mayor parte de la oposición se dedicó a desarrollar estrategias claramente demagógicas con el único fin de poder justificar su voto negativo.

Cuando lo bien cierto es que, desde el Equipo de Gobierno Local, el planteamiento presupuestario se ha basado, de entrada, en la responsabilidad de sanear unas cuentas que no reflejan la realidad. Se arrastran más de 2.000.000 € en facturas no reconocidas que están a la espera de recibir asignación presupuestaria, ya que actualmente el periodo medio de pago es superior a 200 días y el primer objetivo es acercarse lo antes posible a los 30 días estipulados por la ley. Seguir con esa situación sería perpetuar la irresponsable gestión presupuestaria del anterior gobierno. Si se quiere un proyecto de comunidad sólido para el municipio, la configuración presupuestaria debe pasar necesariamente por sanear las cuentas y soltar lastre. Es por ello que la mitad de estas facturas serán reconocidas en los actuales presupuestos y la otra mitad en los siguientes.

Por otro lado, hay más de medio millón de euros asignados al capítulo de personal del Ayuntamiento que podrán ser asignados a otros fines, ya que se trata de puestos de trabajo que, por legalidad, deben ser reconocidos presupuestariamente pero que no supondrán gasto porque corresponden a puestos vacantes. Contemplarlos inicialmente como recursos disponibles para otras partidas presupuestarias significaría infringir las normas presupuestarias. Estos recursos se irán redistribuyendo a medida que queden liberados, lo cual permitirá atender necesidades acuciantes, reforzar servicios básicos e impulsar la cultura y la participación en nuestra comunidad.

En suma, estos presupuestos municipales, realizados desde la responsabilidad y los valores sociales compartidos por un equipo de gobierno plural, nos permitirán cumplir con los compromisos asumidos en la campaña electoral. Una buena planificación presupuestaria, comprometida y eficaz, puede generar remanentes positivos que permitan reducir notablemente los plazos para reequilibrar el presupuesto para, de este modo, poner al servicio de la ciudadanía todos los recursos económicos de la corporación con el fin de avanzar hacia el modelo social que el “Acord per Silla” estableció.

Más específicamente, para la concejalía de Transparencia, Comunidad y Participación, contaremos con austeros pero suficientes recursos como para arrancar con fuerza en la aplicación de herramientas y estrategias que permitan ampliar y fortalecer la participación política de los vecinos así como para implantar una nueva cultura de la transparencia tanto en la gestión política como en el funcionamiento de la administración local y su modernización en la atención al ciudadano.

Salvador Mestre Zaragozá, Concejal de Transparencia, Comunidad y Participación en el Ayuntamiento de Silla, por Silla en Democracia.

Minientrada | Publicado el por | Deja un comentario

Propuesta para la reforma electoral basada en el sistema danés

folketing

La reforma del sistema electoral que vamos a explicar a continuación trata de conseguir el máximo efecto con el mínimo cambio, a ser posible sin tocar la Constitución. El objetivo, no lo olvidemos, es que sea una reforma posible, en lo jurídico y en lo político y todos sabemos que cuantos menos cambios hagamos más fácil es aprobar algo. Y si no hace falta tocar la carta magna, mejor aún. Para ello, adaptaremos el sistema actual al sistema danés. ¿Porqué Dinamarca? Fundamentalmente por dos motivos: por una parte es un sistema político que funciona bien al favorecer la pluralidad y la búsqueda de consensos amplios y por otra es un sistema electoral estructuralmente muy parecido al nuestro. Dinamarca es también una monarquía constitucional y parlamentaria, su parlamento (el Folketing) es unicameral y se configura mediante elección proporcional con listas de partido que se presentan en múltiples circunscripciones plurinominales (con varios candidatos elegibles) estructura heredada también de una época en la que tenían un sistema más parecido al nuestro. La gran ventaja de su sistema es que ellos introdujeron mecanismos correctores que eliminaron las deficiencias de proporcionalidad.

Evidentemente, que su sistema político funcione no tiene solo que ver con su ley electoral pero sí creemos que un sistema pluripartidista, en Dinamarca no hay mayorías absolutas desde 1909, en el que los partidos están representados con un peso proporcional a sus votos, es un sistema que favorece los pactos y los controles y contrapesos ya que como nadie atesora un poder desmedido todas la fuerzas se pueden vigilar mutuamente de forma efectiva. Al punto de que los gobiernos que se eligen son siempre colegiados, sin que el presidente tenga mayor poder por encima del resto de ministros (primus inter pares), que se distribuyen en número proporcional a los votos del partido del que proceden (como también ocurre en Suiza). Por si fuera poco, al minimizar el voto útil, el sistema crea un gran incentivo para la buena competencia política ya que las fuerzas políticas viejas no ostentan grandes ventajas sobre las nuevas. De hecho todas tienen idénticos tiempos en los medios públicos en campaña y dichos medios no están controlados por una sola de dichas fuerzas precisamente porque ninguna rara vez pasa del 30% de los escaños. El poder está pues más distribuido y repartido y si los viejos partidos se duermen y se estancan pueden ser fácilmente substituidos por otros nuevos. No suele ocurrir porque ese riesgo que pende sobre ellos actúa de forma disuasoria obligando a los partidos a estar pendientes de las necesidades de sus conciudadanos. Y eso es bueno y tal vez explique en parte la singularidad nórdica ya que todos ellos tienen sistemas electorales muy similares.

Para entender la singularidad política danesa baste decir que en las anteriores elecciones gobernó el partido socialdemócrata siendo el segundo más votado y que en las de 2015 este partido subió en escaños y ganó lo que no impidió que su presidenta dimitiese porque su bloque de gobierno había perdido en conjunto. Y todo eso sin rechistar ni quejarse de que actualmente gobierne el tercer partido más votado, el liberal, ni el primero ni el segundo, ¡el tercero! ¿Os imagináis que dirían algunos si eso ocurriera aquí? La enorme parcialidad de los medios de comunicación que condiciona terriblemente el discurso político y lo degrada a un debate de esencias y de principios inamovibles haría de ello motivo de escándalo, sin duda. Por eso urge más que nunca pluralizar el panorama político facilitando que, con el tiempo, se traslade también, por extensión, a los medios de comunicación. Eso nos permitiría entrar en un círculo virtuoso en el que empezaríamos a poder debatir sobre los problemas concretos, sin enturbiar el debate a cada paso.

Folketing2011

En los últimos años la cámara ha estado dividida por los bloques de izquierda y de derecha cada uno de ellos formado por 4 partidos.

Los cambios del sistema reformado respecto al sistema actual

Reparto por circunscripciones: De los 350 escaños del Congreso, reservamos un 20% (70) para los compensatorios y los 280 restantes los asignamos según las reglas actuales. Un mínimo de 2 por provincia (1 para cada ciudad autónoma) y distribuidos en función de la regla D’Hondt con una barrera legal del 3% en la provincia. El único cambio que conllevaría es que las listas de candidatos serían algo más cortas.

Escaños compensatorios: Asignamos 70 escaños para corregir las deficiencias de proporcionalidad mediante la fórmula de Sainte-Laguë. Esta asignación se realizaría idealmente sin barreras legales mínimas. Dinamarca impone una barrera legal global del 2% para la obtención de dichos escaños pero no es necesaria y, para respetar la libertad de voto, debería ser tan baja como fuera posible.

Listas (opcional): Podrían seguir siendo cerradas u opcionalmente desbloqueadas, como en los países nórdicos. Con ellas el votante podría modificar el orden de la lista de su partido, tachando o votando candidatos. Si se quisiese que fuesen abiertas, debería seguirse el modelo suizo en el que sigue existiendo un voto al partido, que es el que cuenta de verdad (ver Reforma13). Los cambios en las listas son accesorios, ya que en modo alguno afectarían a la cantidad de escaños de cada partido, solo a las personas que los ocupan, pues el conteo de escaños vendría determinado por el voto al partido tal y como ocurre en Dinamarca y en Suiza.

Voto transferible (opcional): Los partidos podrán, opcionalmente, agruparse en listas nacionales más amplias para permitir que sus votos cuenten en conjunto y que los votos de los más pequeños no se pierdan.

La mejora en la proporcionalidad ha sido comprobada mediante el simulador por provincias + distrito único de http://www.sistemaelectoral.es/

Adicionales

Son temas regulables, también, de la ley electoral la reducción de los avales mínimos, la equiparación de los tiempos en los medios públicos (en Dinamarca todos los partidos tienen los mismos tiempos) y la correspondencia unificada en campaña electoral (una sola carta con información de todos los partidos).

Distribución de escaños de las elecciones de 2011 mediante el sistema propuesto

Captura de pantalla 2015-11-09 15.26.12

Lo primero que vemos es que la proporcionalidad que se logra gracias a los 70 compensatorios es prácticamente perfecta y no tiene nada que envidiar a la de un sistema de circunscripción única.

Con este escenario el PP no habría obtenido la mayoría absoluta, EQUO, PA, PRC y PxC habrían entrado en el Congreso haciendo el grupo mixto algo más diverso y habría un escaño vacío dejado por el partido Escaños en Blanco (Eb). El gobierno más probable habría sido el de PP+UPyD aunque también habría podido formarse un gobierno en minoría del PP jugando con apoyos puntuales de UPyD, CiU, PNV, CC y FAC como ya hiciera el PSOE en sus dos legislaturas anteriores. Se hace difícil imaginar que todas las leyes impopulares que han sido aprobadas por decreto lo hubieran podido ser con una ley electoral proporcional, pues el PP se habría visto obligado a pactar.

Y todo eso sin tener en cuenta el diferente comportamiento de los electores que, sabiendo que ya pueden votar libremente y sin verse condicionados por la ley electoral, optarían por opciones que realmente les gustasen.

Otras variantes proporcionales

La propuesta planteada no es la única que arroja resultados proporcionales. Cambiando más elementos del sistema actual podemos obtener similares resultados. Si quisiésemos reducir el número de diputados, por ejemplo, podríamos dejarlos en 300 (el mínimo constitucional) y asignar 60 escaños al cupo compensatorio, un 20% del total. La proporcionalidad de este sistema sería la misma que el anteriormente presentado. En la siguiente tabla se muestran algunos de los cambios sugeridos más comunes que conducen a sistema cuasiproporcionales. Reforma A sería la presentada aquí, Reforma B la reforma13 de Daniel Ordas, Reforma C la de circunscripciones autonómicas y la Reforma D la conocida circunscripción única, la más proporcional. Todas ellas sin barreras globales.

ComparativaSistemas

Y como vemos, según los resultados de 2011, prácticamente todas obtienen unos niveles de proporcionalidad (índices Gallagher y Loosemore-Hanby) muy similares a los que se obtendrían en una circunscripción única.

La barrera electoral de entrada

ComparativaBarreras

Observamos como el efecto de la barrera va siempre en detrimento de la proporcionalidad. Su inclusión es una decisión puramente política y por lo general la cosa va tal que así, los partidos grandes estarán interesados siempre en ponerla y suficientemente alta porque saben que todos los votos perdidos irán a ellos. Mientras que a los partidos pequeños y a la sociedad en general le interesa que sean bajas para evitar rigideces sistémicas que alejen el parlamento de la realidad social.

Para más información sobre barreras y escaños compensatorios ver los siguientes enlaces de ampliación:

http://www.urosario.edu.co/cpg-ri/Investigacion-CEPI/documentos/papers/Estudio-Comparado-Barreras-Electorales-OPE/

http://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/4358971.pdf

http://revistas.uned.es/index.php/derechopolitico/article/download/9236/8823

Sistema danés vs Sistema alemán

Dado que también se ha propuesto el modelo alemán lo primero que vamos a mostrar es porqué el sistema danés es netamente superior por diversos motivos.

SISTEMA DANÉS SISTEMA ALEMÁN
Requiere cambiar la constitución No necesariamente
Número de escaños en la cámara Fijo Variable / Fijo
Similitud con el sistema español Alta Baja
Es fácilmente manipulable No
Paridad de genero Alta Baja
Complejidad Baja Alta
Proporcionalidad Asegurada Depende
Cambios necesarios Pocos Muchos
Requiere nuevas demarcaciones No
Es fácilmente escalable No

Como vemos, la configuración y distribución de los distritos uninominales sería un auténtico quebradero de cabeza difícil de resolver. Su diseño se prestaría a la manipulación tipo “gerrymandering” según la cual los distritos podrían delimitarse para maximizar los escaños a favor de una determinada fuerza generando un nuevo frente de discusión partidista innecesario. Pero aún hay más, si, como propone Ciudadanos, no se incluye la posibilidad de aumentar el número de diputados el sistema podría ser del todo disfuncional ya que, los escaños excendentarios fruto de la elección uninominal, podrían distorsionar a tal punto la proporcionalidad que, con los 175 restantes, no hubiese forma alguna de compensar la desproporción. El sistema sería además sumamente vulnerable a la manipulación mediante “partidos clon” o por “voto estratégico”. Si comparamos todas estas desventajas con la sencillez de aplicación y la eficacia de acción del sistema danés vemos que, simplemente no hay color. Tenemos un sistema fácil de implementar con muy pocas modificaciones y que nos otorgaría un gran valor añadido respecto al sistema actual frente a otro que no solo no solucionaría nuestros problemas sino que amenazaría con agravarlos y crearía nuevos frentes de discusión interminable. No, lo sencillo, si bueno dos veces bueno y esa es la virtud del sistema danés.

Enlaces para completar la información sobre las deficiencias del sistema alemán: [1], [2], [3].

¿Y el voto a personas donde queda?

Introducir distritos unonominales es una complicación innecesaria de nuestro sistema vigente, si lo que se busca es lograr una mayor proporcionalidad esto puede lograrse de una forma muchísimo más sencilla y es inútil si lo que busca es una mayor cercanía entre el elector y el elegido pues eso es algo que ni siquiera se da en el Reino Unido, menos lo va a hacer en un sistema en el que en última instancia tienes la lista. La batalla por intentar que los diputados sean independientes y voten libremente sin ser condicionados es una batalla completamente perdida que no tenemos que librar. Además de que eso nos lleva a centrar el debate sobre el sistema electoral en un falso dilema, el de las listas y la obediencia de los representantes. Pensemos un momento que, si en el Reino Unido, en Francia o en Alemania no hay diputados independientes y en la inmensa mayoría de votaciones votan todos en bloque no vemos razón alguna por la que en España debiera ocurrir algo distinto.

La realidad empírica nos dice que los partidos están aquí para quedarse pues son la forma más eficiente de organización política en un sistema basado en elecciones periódicas. En este blog de hecho siempre hemos defendido que si quieres una cámara de ciudadanos auténticamente independientes entonces sortéalos entre un censo pero no los elijas por sufragio porque sino entonces siempre se deberán a aquel que les ha financiado la campaña. Porque para ser elegido hace falta salir en los medios, dinero y mucha gente detrás y eso te lo dan los partidos, no hay otra forma mejor ni en los sistemas proporcionales ni en los mayoritarios por distrito uninominal. Así que, dejémonos de quimeras y entremos en el mundo de lo posible.

Entonces, ¿hasta qué punto podemos incluir el voto a personas sin empeorar el sistema vigente?

Listas desbloqueadas a la nórdica o abiertas a la suiza

En el resumen ejecutivo que presentamos vamos a ver que es posible incorporar una personalización de listas sin afectar a la proporcionalidad de los partidos siempre que los diputados salgan todos escogidos del voto al partido y nunca del voto a personas. Es decir, el voto a personas debe influir solo en quienes ocupan las sillas pero nunca en cuantas sillas tiene un partido. Puede ser un modelo desbloqueado como el danés en el que los electores de un partido pueden ordenar la lista de sus candidatos a su gusto o puede ser uno como el suizo en donde además de votar a su partido pueden dar votos positivos o negativos a los candidatos que deseen haciendo así que los candidatos deban agradar no solo a los electores de su propio partido sino también a los de terceros. En cualquier caso la incorporación de estas mejoras solo tiene un efecto disuasorio sobre los candidatos a nivel individual pero no debería afectar en modo alguno a la proporcionalidad de escaños obtenida por los diferentes grupos políticos.

El derecho al voto transferible

Puede introducirse, como se ha indicado más arriba, de forma suave, sin necesidad de incorporar el VUT. Esto es haciendo que las listas puedan agruparse en listas nacionales más amplias para aprovechar sus votos. Esto es especialmente útil en los partidos pequeños con ideas similares pero que por razones de independencia ideológica y programática prefieran ir por separado. Esta medida minimizaría más aún el voto útil y el voto perdido lo que redundaría nuevamente en una mayor libertad de voto.

El Senado

Sin tocar la constitución lo único que podemos hacer es cambiarle su ley electoral. ¿porqué hacerlo si en términos generales no sirve para nada? Pues bien precisamente porque para cambiar la constitución sí tiene un papel determinante. Hacen falta o 3/5 en ambas cámaras o 2/3 en el Congreso y 1/2+1 en el Senado. Por todo esto creemos que la reforma previa de las leyes electorales de ambas cámaras ayudarían a configurar un parlamento constituyente más proporcional y que reflejara mejor la realidad política antes de abordar esos cambios. Además, debilitarías a las fuerzas conservadoras de bloqueo que previsiblemente estarían encabezadas por el PP que es muy probable que tras el 20D mantenga más de un tercio en el Congreso lo que le permitiría bloquear cualquier cambio.

La propuesta pues para lograr un Senado más proporcional y representativo es simple. Se podría lograr haciendo que el votante elija a un número de candidatos igual al número de escaños a repartir mediante sistema preferencial. Recomendamos pues implantar el sistema Borda Dowdall para garantizar un mínimo de proporcionalidad siempre que sea elegible más de un senador en la circunscripción (ver este enlace para más información sobre el dowdall).

Resumen ejecutivo de la propuesta simplificada

Todo lo expuesto más ordenado y en detalle en el PDF del resumen ejecutivo de la propuesta. Nuestra primera propuesta, vendrán más.

Referencias

The Parliamentary Electoral System in Denmark (ENG)

http://www.copenhague.info/politica-dinamarca/

http://www.mayhemrevista.com/2014/01/09/disciplina-de-voto-y-partidos-disciplinados/

http://www.mayhemrevista.com/2014/01/17/sobre-sistemas-electorales-el-peculiar-caso-de-dinamarca/

http://politikon.es/2015/07/27/el-codillo-de-la-reforma-contra-el-sistema-aleman/

http://politikon.es/2013/05/01/como-manipular-el-sistema-electoral-aleman-en-dos-comodos-pasos/

http://www.elespanol.com/enfoques/20151108/77742228_0.html

www.reforma13.es/reforma13/congreso-de-los-diputados/

Simuladores electorales: http://www.sistemaelectoral.es/

Publicado en Sin categoría | 23 comentarios